lunes, 11 de junio de 2018

EL DOLOR DE LOS DEMÁS - MIGUEL ÁNGEL HERNÁNDEZ


ESCRIBIR SOBREVIVIENDO

La visita a la memoria, la recuperación de un instante demoledor y el reencuentro con uno mismo mientras se escribe una novela.

Tenía Miguel Ángel Hernández ya presentadas unas buenas credenciales narrativas, de la mano de la editorial Anagrama y su participación en el Premio Herralde, ‘Intento de escapada’ y ‘El instante de peligro’, dos credenciales que le han garantizado un lugar en la buena literatura de los últimos años. Y eran novelas en las que la experiencia adquiere un papel fundamental; dicho de otra manera, obras en las que la no ficción se convierte en argumento literario, al hilo de la costumbre de autores tales como Vila Matas, por citar tan solo a uno de los autores fetiche de Miguel Ángel.

Hasta ahí todo seguía un camino jalonado por una prosa excelente, una voz firme y una literatura con mucho que contar. Pero he aquí que el autor murciano no se ha conformado con seguir por el camino iniciado y ha hecho un giro sobre sí mismo, un giro que le ha llevado a mirar en su propia memoria, o lo que es igual, a adentrarse en un recoveco diferente a los que habitualmente transitaba al hablar de su propia experiencia. Del presente continuo de su carrera y sus disquisiciones acerca del mundo del arte, su especialidad, pasamos ahora a encontrarnos con el Miguel Ángel más humano, el que regresa a sus dieciocho años, a la huerta de Los Ramos, y a una navidad demoledora en la que vio cómo su universo personal se venía abajo tras la muerte de su mejor amigo, momentos después de asesinar a su propia hermana.

Las muertes de Rosi y Nicolás derruirán de golpe el pasado, el antes en el que vivía el joven Miguel Ángel, y sólo regresan a él cuando un amigo escritor le sugiere que en ese hecho le está aguardado una novela, una nueva historia. Esta metaliteratura, a la que tan acostumbrados nos tiene el autor, se enriquece en esta ocasión con la memoria, pero también con los pulsos del alma, porque aquella noche será la espoleta que ponga en marcha toda la relojería de los recuerdos, y hay mucho que recordar, hay mucho sobre lo que hablar, empezando por la diferencia entre el presente y el pasado, por la posibilidad de regresar a esos tiempos que en ningún caso fueron un paraíso perdido, sino más bien un lugar del que huir lo antes posible.

Nadie debería cometer el error de considerar ‘El dolor de los demás’ como la novela moderna sobre la huerta murciana, ni siquiera como la novela moderna sobre Murcia, porque pecaría de miopía literaria. Estamos ante una novela extraordinaria que transcurre o parte de una zona concreta de la huerta. Punto. Lo demás supondría menospreciar la historia, y acaso uno de los muchos méritos que haya alcanzado Miguel Ángel sea precisamente el de haber construido su novela desde sus propias llagas, la incomodidad de saberse viviendo en un entorno que no era el suyo, la necesidad de huir hacia la universidad para poner distancia, pero también el remordimiento por lo que dejaba atrás: familia, amigos, raíces…, y como guinda aquella historia trágica que sacudió la pedanía una noche tan especial como la de Navidad.

No tiene, por tanto, nada que envidiar a ninguna otra novela que nos plantease un caso parecido en la América profunda o en un país cualquiera del centro o del norte de Europa. Se trata de reconocer de una buena vez el mérito de la gran literatura, la que se arraiga en el paisaje natal del autor, pero sin ser exclusivamente localista, la que se universaliza porque ese paisaje es sólo un marco, y desempeñará el papel que su autor le conceda, en virtud de lo hondo que lo sienta, pero desde luego huyendo del costumbrismo barato.

El hombre que es ahora el narrador de esta historia dista mucho de ser el que era a los dieciocho años, cuando Nicolás cometió aquel terrible crimen, y uno de los mayores contrastes de la novela se produce cada vez que ese hombre regresa a Los Ramos, porque allí el tiempo parece haberse detenido, acaso lo que él necesita para recuperar aquella historia y convertirla por fin en materia literaria. Pero ese contraste, a la vez, le sirve para corroborar que en su momento eligió el camino correcto, por mucho que ahora haya empezado a acusar un poco más las punzadas de nostalgia.

Como ya se ha mencionado, la obra tiene el valor añadido de la metaliteratura, y que Miguel Ángel Hernández explota con sapiencia mientras arma la novela de aquellos hechos tratando de recuperar el testimonio de testigos e incluso siguiendo los consabidos pasos detectivescos que todo caso policial requiere.

En definitiva, se percibe en estas páginas el amor por la escritura que ya conocíamos en su autor, pero también la necesidad de ajustar algunas cuentas con el pasado, de asumir heridas que tal vez ya puedan cerrarse, al igual que la necesidad de reconocer ese dolor del título, el que afectó a los demás y que el juvenil egoísmo no le permitió entonces apreciar en toda su magnitud. Acompañemos a este autor en un camino que no le habrá resultado precisamente un lecho de rosas.

‘EL DOLOR DE LOS DEMÁS’, Miguel Ángel Hernández.
Anagrama. Barcelona 2018. 307 págs. 11 euros.

(LA VERDAD, "ABABOL", 9/6/2018)



LA TRAGEDIA DEL GIRASOL - BENITO OLMO

La tragedia del girasol – Reseña

Tras «La maniobra de la tortuga», Benito Olmo regresa con una nueva novela policíaca: «La tragedia del girasol», que nos reseña Antonio Parra.

Reseña

Los lobos solitarios

Cuando hablamos de novela negra, la figura de un detective solitario parece sacada de un molde bastante habitual, aunque en los últimos años las compañías hayan ido creciendo, para solaz de público y protagonistas. Uno, que lleva ya unas cuantas lecturas a la espalda, le tiene especial cariño al lobo estepario que muerde un caso y no lo suelta hasta el final, tal vez será por las deudas con Chandler o Hammett, de ahí que la figura de Manuel Bianquetti me haya caído en gracia, ya pasó en La maniobra de la tortuga y ha vuelto a ocurrir ahora con esta nueva entrega, La tragedia del girasol.
Una entrega en la que Benito Olmo le ha dado, si es que eso era posible, incluso más cuerda al gigantón de Bianquetti, más presencia, y consecuentemente más soledad, para convertirse en esa especie de girasol cautivado por el mismo astro que terminaría por matarle. Esa tragedia del título no le afecta sólo a él, digamos que el sol de Bianquetti sería el peligro, o la terquedad con la que se enfrenta a él, pero para otros personajes ese sol tiene forma, y curvas, de mujer muy fatal, como vemos a medida que avanza la novela.
Pero bueno, más allá de cuestiones sentimentales, o morales, hay que detenerse en Cádiz, que no es Los Ángeles ni falta que le hace, una ciudad que el madrileño bigardo se vuelve a patear como si la llevara tatuada en las palmas de sus manos, y en la que se ha de mover en un operativo de protección muy envenenado, pero es lo que tiene estar suspendido de empleo y sueldo, que a veces hay que agarrarse a un caso y tragar con él, guste o no.
Eso sí, cuando el caso se encabrona, permítaseme el término (creo que Bianquetti me lo permitiría), hay dos opciones: o uno se va a casa y mira para otro lado, o salta hacia delante dispuesto a sacar los colmillos y a demostrar que los lobos no tienen marcha atrás. Está claro lo que hace nuestro hombre, y más claro aún cuando siente que le tocan la moral, la cara e incluso a algunos seres que están tratando de hacerse un hueco a su lado.
Lo malo de la novela, algo habríamos de ponerle, es el ritmo, malo porque hace que leamos tan rápido que el disfrute se nos acaba pronto, pero es que los pasos de Bianquetti son así, trancos grandes como su envergadura. Pero da igual, merece la pena seguirle, verle compartir palabra con personajes antológicos como Caracerdo o Peter Pan. Verle en toda su salsa, dando y recibiendo, pero eso sí, sin perder jamás la cara. Desde ya mismo estamos esperando la tercera entrega.
Datos publicación
Suma de Letras. Barcelona 2018. 398 páginas.
Datos del autor
Benito Olmo (Cádiz, 1980) es escritor y guionista. Es autor de las novelas Caraballo (2007) y Mil cosas que no te dije antes de perderte (2011). Fue finalista del I Premio de novela La Trama / Aragón Negro. Su anterior novela, La maniobra de la tortuga, resultó finalista del III Premio Santa Cruz a la mejor novela negra publicada en 2016. Se han vendido los derechos para realizar la adaptación cinematográfica de esta obra y está previsto que empiece a rodarse a finales de 2018.


Sinopsis de la obra
Suspendido de empleo y sueldo, el ex inspector de policía Manuel Bianquetti se ve obligado a malvender sus servicios como investigador privado hasta que recibe un encargo aparentemente sencillo: proteger a un importante empresario durante su estancia en la ciudad. Sin embargo, lo que parece un trabajo rutinario desembocará en un reguero de muertes que obligará a Bianquetti a dar rienda suelta a su instinto de investigador para sobrevivir, llevándole a descubrir que, a menudo, el sol que más calienta también es el que más quema.
Texto: © Antonio Parra Sanz.
https://punica.es/la-tragedia-del-girasol-resena/

lunes, 4 de junio de 2018

ELLA LO SABE - LORENA FRANCO

Ella lo sabe- Reseña

«Ella lo sabe», nueva novela de la actriz y escritora Lorena Franco, reseñada por nuestro crítico literario Antonio Parra.

Convivir con el mal

¿Se puede convivir con el mal puerta con puerta, pared con pared, alma con alma? ¿Y se puede hacer y salir indemne? Lorena Franco nos plantea en esta novela un puñado de situaciones en las que no sabemos por dónde salir, sobre todo porque los propios personajes tampoco saben a qué atenerse, y eso termina por transmitirse al lector, que no es capaz de averiguar quién miente y quién dice la verdad.
Andrea, dolida tras el asesinato de su vecina Clara, huye de Barcelona para vivir en una urbanización de Mataró en la que nunca pasa nada, y entre tranquilizantes y whisky se pasa los días en la ventana, como si Hitchcock la hubiera colocado allí, jugando a inventar una vida a sus vecinos pero también averiguando las miserias de cada uno, que no son precisamente pocas. En ese ambiente, Nico, su marido, apenas le hace caso, y entonces llega Víctor, su cuñado, huido de otro episodio oscuro ocurrido en San Francisco.
Todo parece enredarse alrededor de Andrea, cuyas facultades mentales y anímicas van flaqueando, y para colmo, su vecina María desaparece una noche, tras haberse subido al coche del citado Víctor, y mientras su marido Carlos, un maltratador de manual, está de viaje en Berlín junto a su amante.
A partir de ahí, Lorena Franco pisa el acelerador y arma una red de lo más tupida, que juega con la percepción del lector, con lo que es y pudo no ser, con la amnesia de Andrea, con los maltratadores, con la sombra policial, los secretos, las mentiras, las venganzas. Hasta encarar un tramo final vertiginoso en el que todas las caretas han de desaparecer, aunque no nos guste lo que podamos encontrar al otro lado.
Lo que se ha dado en llamar “thriller”, pero de verdad, con intensidad, dureza, tensión a raudales y un salvaje magnetismo para el lector.
Título
Ella lo sabe
Datos publicación
Ediciones B. Barcelona 2017.439 págs.
Datos del autor
Lorena Franco (Barcelona, 1983), es actriz con una larga trayectoria en cine, series de televisión y publicidad a nivel nacional e internacional. Después de autopublicarse 12 novelas en Amazon, que la han convertido en una de las autoras más vendidas, en 2016 su novela La viajera del tiempo (finalista del Concurso Indie de Amazon), se convierte en un fenómeno de ventas sin precedentes en la plataforma y sus otros diez títulos consiguen alcanzar el número uno de ventas en digital a nivel nacional. Ha sido traducida a varios idiomas y su éxito internacional acaba de empezar. En la actualidad compagina su carrera como actriz con la literatura.
Sinopsis de la obra
«Vi irse a María con Víctor el jueves a las dos y media de la madrugada. Él volvió y ella, desde entonces, está desaparecida.» La rutina de Andrea, una escritora de thrillers traumatizada por un horrible suceso del pasado y un matrimonio que está a punto de romperse, se ve interrumpida por la inesperada llegada de su cuñado. Víctor es un tipo silencioso y extraño del que no sabe nada.
Su manía de fisgonear a través de la ventana de la cocina la vida de sus vecinos, la llevará a descubrir que una madrugada estival cualquiera, en la calle de la urbanización en la que vive y donde nunca pasa nada, su vecina María se sube en el coche de su cuñado. Él vuelve pero María no.
«Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.» Nicolás Maquiavelo.
Texto: © Antonio Parra Sanz
https://punica.es/ella-lo-sabe-resena-solo-novela-negra/

NUNCA ES TARDE - JERÓNIMO TRISTANTE

0

Nunca es tarde – Reseña

«Nunca es Tarde» de Jerónimo Salmerón Tristante – Premio de Novela Ateneo de Sevilla

Cuando vuelve el pasado
Suele ser el pasado un elemento narrativo de extremada potencia, que debe ser manejado con precauciones para que no termine reventando en la cara del autor, cargándose de paso la trama que éste haya intentado construir. Jerónimo Tristante, que algo sabe de las técnicas de fabular, lo amolda con esmero para insertarlo en un valle aragonés en el que de pronto empiezan a recrearse crímenes que se cometieron cuarenta años atrás, en el final del franquismo y el inicio de la transición.
Si a ese panorama le sumamos la intuición, y las inquietudes, de Isabel Amat, una mujer desencantada, maritalmente engañada y anestesiada en vida, la novela arranca ya con buenos propósitos, porque será Isabel quien primero repare en las coincidencias y se ponga a la faena de intentar comprender hasta qué punto la desaparición de tres niñas tiene que ver con otras tres que desaparecieron décadas atrás y que lamentablemente hallaron la muerte, en la versión oficial, a manos de un disminuido que fue rápidamente arrestado y condenado.
Ateniéndonos a las dichos etiquetas, hablaríamos de un ejemplo de ‘domestic noir’, ya saben: una figura alejada del mundillo investigador metida a realizar labores indagatorias. Pero no es el caso, al menos no del todo, porque Tristante incorpora una figura determinante, la del criminólogo Enar Olsen, nórdico de origen pero muy norteamericano en cuanto a génesis novelesca, lo que suelen llamar en América un ‘profiler’, alguien capaz de elaborar perfiles criminales para las autoridades, y que además en este caso tiene unas habilidades tan especiales como traicioneras.
Enar, recluido como un eremita tras ciertos fracasos profesionales, es la tabla de salvación que se le aparece a Isabel en mitad del naufragio en el que se ha convertido su vida, y por ahí la trama crece y se completa, al igual que una investigación que la propia policía no terminaba de ver clara.
Es entonces cuando llega el crisol temporal, pasado y presente se van fundiendo en las pesquisas de Isabel, mientras que el futuro que su desahuciado matrimonio le negaba amanece de nuevo gracias al investigador nórdico. Así las cosas, hay que seguir los pasos técnicos, y resolver el crimen de los setenta como paso previo para solventar el actual. Ahí Jerónimo Tristante despliega su magia, enseña y oculta datos, se detiene en la figura del depredador sexual pero tampoco le vuelve la espalda a las tramas sociopolíticas e incluso religiosas que tanto peso tenían en aquellos años pre-democráticos.
Poco a poco los silencios dejan de ser espesos, las sombras de la amnesia o el alzhéimer se diluyen, y lo hacen con un lenguaje directo y rápido, sin tapujos, un lenguaje que cautiva al lector y que a buen seguro algo tuvo que ver con el premio que recibió esta novela (Premio Ateneo de Sevilla). Del vértigo de sus últimas páginas no podemos hablar, quienes son lectores de Tristante ya saben de qué manera gestiona el ritmo en sus obras, y quienes no le conocen tienen una magnífica oportunidad de solventar esa carencia.
Sinopsis de la obra
Isabel Amat es una cuarentona con sobrepeso aficionada a las novelas policíacas. No se encuentra en el mejor momento de su vida. Sus tres hijos ya se han ido de casa y tiene indicios para creer que su marido le es infiel. Con el objetivo de luchar contra su desidia y aburrimiento, Isabel está haciendo un álbum donde quiere dejar constancia de la presencia de su familia en el pueblecito del Pirineo oscense donde vive, El Valle. Estando en una fiesta de Halloween, aparece una niña a quien nadie conoce. De la misma forma que hace acto de presencia, rápidamente desaparece. Lo curioso del asunto es que se parece mucho a Rosa Benet, una niña que fue asesinada en 1973 junto con otras dos niñas más. Isabel tiene la sensación de que ambas niñas están relacionadas. A pesar de no contar con el apoyo de quienes la rodean, ella decide ponerse en marcha y esclarecer el misterio. Sin ser consciente de lo que está a punto de descubrir.
https://punica.es/nunca-es-tarde-resena/

ENTREVISTA A JERÓNIMO TRISTANTE

0

Entrevista a Jerónimo Tristante

A cuenta de la premiada «Nunca es tarde», Antonio Parra entrevista al escritor Jerónimo Tristante.

  • Con Nunca es tarde ha ganado el Ateneo de Sevilla, ¿es usted un autor aficionado a los premios?
No, la verdad es que no me había presentado nunca a ninguno. Quizá esto me anime a seguir haciéndolo.
  • En esta trama, corríjame si yerro, parece que nos encontramos a un Tristante algo diferente, un poco más calmado, más sosegado, ¿es correcto o sólo una impresión mía?
No, es la historia la que vino así, no creo que en eso esta novela sea diferente, lo que sí es cierto es que he cambiado de registro, pero es algo que me gusta hacer por no tener la sensación de hacer siempre los mismo.
  • ¿Es la primera vez que le otorga el papel principal a una mujer en una de sus novelas?
Sí, aunque tengo otros personajes femeninos importantes, hasta ahora, al ambientar mis novelas en otra época no había podido hacer protagonista a una mujer porque he tenido protagonistas que eran templarios, policías en pleno franquismo o en el XIX…, ambientar la novela en la época actual me ha permitido hacer protagonista a una mujer y me ha gustado mucho la experiencia, la verdad.
  • Volviendo al cambio del que hablábamos antes, la trama parece también demorada, tal vez por los dos planos temporales que se manejan, ¿cómo surgió esta idea?
Me pareció interesante la idea de que resolver los crímenes del pasado nos pudiera ayudar a resolver los de la actualidad, que esa investigación fuera la llave para resolver lo que ocurría hoy y así de paso aclarar algo que se cerró en falso. Es una investigación muy difícil porque los protagonistas de aquellos sucesos están muertos o están muy viejos y algunos ya padecen hasta demencia senil, por no hablar de la falta de evidencias por el  paso del tiempo.
  • ¿Y la geografía de un pueblo pirenaico, huye usted del entorno urbano?
No especialmente, pero sí que me fui a un entorno que a mí, por ser del sur, me resulta muy exótico, un ambiente muy sugerente para un thriller.
  • Enar Olsen me recuerda a otros profesionales propios del noir norteamericano, ¿tenemos entre nosotros esa figura del perfilador o “profiler”?
Sí, los hay aunque no están metidos, como Enar, en el mundo de la novela negra. Es cierto que contamos con escritores que vienen del mundo de las fuerzas de seguridad del estado y saben mucho de aspectos técnicos y procedimentales.
  • ¿No teme que le achaquen haberse dejado influenciar por los americanos o incluso por series televisivas? A ratos hay una atmósfera en la novela que recuerda, por ejemplo, a Twin Peaks…
No, en absoluto, Nunca es Tarde creo que surge en mi psique por eso precisamente por la influencia del mundo de las series como Enemi public (belga), Millenium de Cris Carter o la propia Twin Peaks que dejó en mí una impronta muy profunda.
  • Y hablando de series, ¿volveremos a ver a Víctor Ros en la pequeña pantalla?
No, la última temporada no tuvo buenos datos de audiencia y esa productora ha dejado de hacer ficción, es difícil que veamos una temporada más.
  • ¿Y en el papel? A veces uno tiene la sensación de que la sombra de Ros puede ser muy alargada…
Sí, en el papel sí, sin duda. Me encanta Víctor, este verano terminaré una novela que tengo en marcha y en septiembre inicio el proceso de documentación para la próxima.
El escritor murciano Jerónimo Tristante
  • Regresemos a la novela, ¿le gusta el término “domestic noir” o se rebela contra las etiquetas? Lo digo porque Isabel Amat no es una profesional de la investigación…
Me gusta que se hagan cosas nuevas porque es bueno para el género, lo reinventa, interesa a la gente, nos salimos del cliché y nos acercamos a la sociedad y al mundo audiovisual. La idea de que el detective de mi novela fuera un ama de casa cuarentona que colecciona prospectos médicos me gustaba muchísimo y así lo hice.
  • Se habla de la sociedad postfranquista y sus sombras, si la comparamos con la actualidad, ¿saldríamos ganando o perdiendo?
Sí, no comparto ese pesimismo de los que ahora censuran tanto la Transición. Es obvio que Franco murió en la cama y que hay cosas que debieron hacerse de otro modo pero hemos avanzado muchísimo.
  • Toca usted el tema de los depredadores sexuales, además de otros de índole social, ¿hay que documentarse mucho o por desgracia lo tenemos demasiado presente?
Hay que leer mucho para salirse de los tópicos pero es un tema candente y que provoca una gran alarma social, además de ser un tema de gran interés para los que queremos comprender cómo funciona la psique humana y el origen del mal.
  • ¿Qué planes le aguardan ahora?
Terminar la novela que tengo a medio y seguir teniendo una vida sencilla.
  • ¡Véndale esta novela a un lector que no le conozca!
Es un trhiller en el que una mujer que parte de cero se reinventa investigando unos crímenes de hace cuarenta años que, inexplicablemente se están repitiendo, porque Nunca es Tarde.
Texto: ©Antonio Parra Sanz
https://punica.es/entrevista-a-jeronimo-tristante/

CLÁSICOS SIN OSCAR - ANTONIO SAN MARTÍN

La imagen puede contener: texto

(LA VERDAD, "ABABOL", 2/6/2018)

PENUMBRA - ESTEBAN NAVARRO

0

Penumbra – Reseña

Penumbra es el título de la reciente publicación de Esteban Navarro, reconocido autor del género policial.


Donde duerme la verdad

Es ahí, en esa penumbra del título, donde a veces se esconde la verdad de las cosas, la cara real de lo que andamos buscando, una vez que las neblinas del tiempo y la consciencia quedan disipadas. Y hasta esa zona ha de adentrarse el inspector jefe Dupont, un lobo solitario que coquetea con la jubilación, y para conseguir que no le conquiste del todo, acepta formar parte de una nueva y secreta unidad, la Unidad de Asuntos Ocultos, una suerte de Expediente X a lo español, que consta únicamente de un miembro, el citado Dupont, que sólo rinde cuentas a un alto superior en Madrid.
Podría parecer absurda la creación de esta sección, pero no lo es tanto cuando encontramos un caso extrañísimo en el nuevo edificio de la comisaría de Jaca, donde misteriosamente hay un agente que se desmaya cada vez que tiene que subir al archivo situado en el segundo piso. Esteban Navarro nos adentra en esta curiosa trama sin cortinajes de humo ni fuegos artificiales, con toda la naturalidad con la que el propio Dupont habla del caso con su superior, y la misma calma con la que le escamotea mucha información a su propia esposa, porque el celo profesional es el celo profesional.
Dupont sigue el procedimiento habitual en estos casos: declaración del afectado, posibles testigos, y ayuda de una psicóloga porque el asunto lo requiere, psicóloga con la que Esteban Navarro va a intentar conmover sus cimientos masculinos y de esposo fiel. Los problemas, además, llegarán cuando el agente afectado empiece a confesar que habla con un hombre misterioso que habita el sótano de la comisaría, y que parece darle informaciones vitales sobre ciertos delitos incluso antes de que se comentan. La guinda, porque también hay guinda, llegará cuando descubramos que hay otro señor, filosófico y teñido de parecido misterio, habitando el altillo de la comisaría, guardando el archivo al que el agente no logró acceder.
Si todo esto es un disparate o no ha de juzgarlo el lector, porque Esteban Navarro consigue que nos entreguemos a ciegas a la voz narrativa de Dupont, que es quien va desgranando su experiencia, sus descubrimientos, miedos y desconfianzas. Y de tal manera caemos en sus manos que nos preocupará saber qué fue de cierto borracho rumano, visitante habitual de la comisaría, presunto autor del atropello de una joven, y que ahora está muy desaparecido.
Surge aquí la caja china, o la muñeca rusa, el truco del que se vale el autor moratallero, insertar un caso dentro de otro para solaz del lector pero quebrando la cabeza de un Dupont que poco a poco ve cómo surgen los primeros recelos hacia él desde los compañeros de Jaca, recelos que llegarán también a sus superiores de Madrid.
Una novela diferente, que se arma con todos los mimbres del género, pero que guarda en su interior un buen puñado de sorpresas que, como es lógico, se irán desvelando conforme nos acerquemos al final. Tras la apertura de la última de las muñecas rusas, ya saben, ésa que es la más pequeña, hallaremos el verdadero secreto de esta novela, algo que es absolutamente imperioso que no compartamos luego con nadie.
Amazon. 2018. 306 págs.
Sinopsis de la obra
La comisaría de Jaca inicia unas obras por reformas, por lo que los agentes se trasladan durante un tiempo al Seminario, un edificio propiedad de la Diócesis conocido porque años atrás habían ocurrido una serie de hechos calificados como inexplicables. En unas semanas comienzan a ocurrir una serie de incidentes que asustan a algunos policías, llegando incluso a negarse a prestar servicio por el temor que les infunde trabajar en el interior del Seminario.
Desde la Jefatura, preocupados porque la situación provoque un colapso en los servicios y que la policía sea el hazmerreír por el pánico de sus agentes a trabajar en el edificio nuevo, decide enviar al Inspector Jefe Samuel Santamaría Dupont, perteneciente a la Unidad De Asuntos Ocultos (UDAO), especializada en desentrañar falsos casos sobrenaturales.
https://punica.es/penumbra-resena/

XAVI MASIP Y RAFA MELERO, UNA BUENA PAREJA


«Xavi Masip y Rafa Melero, una buena pareja», por Antonio Parra Sanz

«XAVI MASIP Y RAFA MELERO, UNA BUENA PAREJA», por Antonio Parra Sanz
Tres son las entregas que hemos conocido hasta el momento de las andanzas del sargento de los Mossos d’Esquadra Xavi Masip, y ya han bastado para que a su alrededor se haya formado un universo muy reconocible para el lector, lleno de nombres y caras conocidas, de gestos y modos de trabajo que logran que el lector alcance la familiaridad con mucha rapidez cuando abrimos las páginas de un nuevo caso.

La culpa, claro está, es de Rafa Melero, que se puso a la faena de presentarnos, ya en La ira del Fénix, a un hombre un tanto peculiar, no misántropo pero sí muy solitario, amigo de encerrarse en casa con una copa de buen vino y una copia del caso correspondiente empapelando sus paredes, o dicho de otra forma, un hombre incapaz de la desconexión profesional.

Con la jugosa creación del “efecto X”, algo con lo que los compañeros de Masip tratan de dar explicaciones a su intuición o a la capacidad de ver donde nadie más lo hace, Melero se guarda un naipe en la manga, el que le permite concederle al propio Masip una parcela de privacidad, la misma que a veces ha estado a punto de arrebatarle algún asesino concienzudo, o incluso alguna compañera que parece sucumbir ante ciertos encantos de su superior.

El caso es que esta pátina de soledad es algo que ya forma parte del carácter de Masip, quien a veces hasta se pierde en la Catedral del Mar para tratar de hallar el camino que le lleve a la resolución de sus casos, y Rafa Melero deberá asumir en algún momento el reto de hacernos ver si el sargento logra mejorar un poco sus habilidades sociales.

En el plano profesional, en cambio, es donde las novelas rayan la perfección, y no sólo porque su autor conozca muy bien el paño (él mismo es Mosso d’Esquadra), sino porque es capaz de reflejar y transmitir fielmente el funcionamiento y el día a día de sus compañeros, pero sin dulcificarlo, todo lo contrario, mostrando las tripas de la relación policial, ya sea de complicidad entre los miembros de un equipo, o incluso de rivalidad entre equipos distintos.

Y lo mejor es que lo hace con extrema naturalidad, sin abrumar al lector como en ocasiones les puede ocurrir a otros miembros policiales que también escriben. Lo mejor de todo es la celeridad, la precisión con la que los lectores percibimos el día a día de una investigación, con todas sus luces y sus sombras, que no son precisamente pocas.
   
Si volvemos un poco la vista atrás a las novelas de la serie, veremos que Masip ha pasado ya por varios estadios que a otros personajes les habrían costado cinco o seis novelas, es decir, ha sufrido los rigores de un asesino que le desafió por considerarle la única mente merecedora de tal reto, la pérdida de un compañero, el aislamiento del cuerpo con abandono temporal incluido, la ayuda a otro compañero retirado (La penitencia del alfil) que además es de un cuerpo con el que se supone que los Mossos no comulgan, el regreso a su puesto, la amenaza de una mafia, los tanteos con una compañera.

Y todo ello, ya se ha dicho, únicamente en tres entregas, lo que demuestra, por un lado, la potencia del personaje, y por otro la pericia de un Rafa Melero que no se ha guardado nada cada vez que volvía a reunirse con Masip.
   
Tal vez por ello se agradezca la aparición de un nuevo caso, como el reciente El secreto está en Sasha, porque nos regala a un personaje muy vivo, con sus manías, sus habilidades, sus defectos, pero por encima de todo con un afilado sentido de la profesionalidad, y no sólo para sí mismo, sino también a la hora de dirigir a sus compañeros y lidiar con sus superiores.

Honestamente, si uno tuviera que acudir a un investigador para que le esclarezca el crimen de un allegado, estaría encantado de que Xavi Masip fuera el responsable del caso, porque se aseguraría, para bien o para mal, la resolución del mismo. Amén del ya mencionado “efecto X”, este sargento es de esos policías que tienen las mandíbulas de acero, y una vez que enganchan una presa no la sueltan, aunque tengan que remojarla con el mejor de los vinos.
   
Esperemos que Rafa Melero continúe acompañando a Masipmucho más tiempo, será la señal inequívoca de que los lectores tendremos disfrute para rato.


Esta reseña ha sido escrita por Antonio Parra Sanz para la IV SEMANA NEGRA EN LA GLORIETA, celebrada del 21 al 27 de Mayo de 2018. Agradecemos a quien quiera reproducirla, total o parcialmente, que cite su fuente original. 

http://citaenlaglorieta.blogspot.com/2018/05/xavi-masip-y-rafa-melero-una-buena.html?m=1

domingo, 27 de mayo de 2018

VUELVO A ENCONTRAR MI AZUL - MARÍA TERESA CERVANTES


EL PARAÍSO EN EL AZUL

Sobre si existe un paraíso se pregunta María Teresa Cervantes en este libro, prologado por José Luis Martínez Valero, un paraíso al que tal vez llegue la autora sin tiempo pero no sin palabras, porque sus versos estarán siempre ahí, escoltándola y jalonando su camino. El caso es que todos anhelamos, en el fondo, encontrar ese paraíso azul, aunque el azul de cada uno será diferente al de los demás. En estos magníficos versos, entonces, hay recuerdos, olvido, identidad, espacio, sombras en las manos de María Teresa que se van extendiendo por su piel, como si de esa forma ella misma pudiera rendir homenaje a quienes ya no están.

Son estos poemas sinfonías remotas de momentos perdidos, nostalgias de música y versos, de universos en los que alguna vez se reunió la poeta con sus admirados Rubén Darío, Juan Ramón, Alberti, Heine o Byron. Encuentros que dejan un poso, ‘una lágrima al fondo del armario, con olor a alcanfor’, porque tal vez no haya mejor definición de la nostalgia, de esos paraísos perdidos, ya sean de la infancia o de cualquier otro momento vital, pero que siempre son dignos de volver a nuestro recuerdo.

En ocasiones incluso se aprecia la intención de apartarse y dejar que sean otros los que transiten el camino poético mientras la autora cartagenera vuelve a los días en los que la edad no causaba escalofríos. Ese invierno que ahora vive, ese tiempo que se llevó por delante hasta el amor, se ve caldeado por la amistad, y la poesía se vuelve un elemento capaz de atrapar el instante fugaz que le abra a la autora el desván en el que encontrar de nuevo a familiares y amigos. Todo con un lenguaje preciso y directo, cercando al lector, porque esa poesía de la experiencia sólo se puede escribir bien cuando se ha vivido de frente, sin guardarse nada, con todas las cartas puestas sobre la mesa.

‘VUELVO A ENCONTRAR MI AZUL’  Teresa Cervantes.
La Fea Burguesía. Murcia 2018. 95 págs. 10 euros.
(LA VERDAD, "ABABOL", 26/5/2018)

CONFESIONES DE UN PSICÓPATA ADOLESCENTE - JOSÉ ANTONIO JIMÉNEZ BARBERO


(LA VERDAD, "ABABOL", 26/5/2018)

lunes, 21 de mayo de 2018

DE CAÑAS CON ANA BALLABRIGA Y DAVID ZAPLANA


DE CAÑAS CON UNA FAMILIA MUY ESPECIAL


            En realidad con dos, la formada por los escritores Ana Ballabriga y David Zaplana, y la que han perfilado, y hasta exprimido, en su nueva novela, La paradoja del bibliotecario ciego. Sobre ese título preguntó la concurrencia de Míster Witt, sin recordar las herencias borgianas, y tanto Ana como David empezaron a responder a las preguntas que les lanzó el siempre incisivo Francisco Marín.

            La novela, que llega tras el premio recibido por parte de Amazon Publishing, era anterior a Ningún escocés verdadero, la obra premiada, y surgió con la espoleta de un tema real, proporcionado por una persona real, una joven árabe que un día se acercó a la pareja de realizadores y les contó que estaba sufriendo vejaciones y violaciones en su entorno familiar, en concreto a manos de uno de sus tíos, y que se veía impotente a la hora de contárselo a su madre, porque lo único que iba a conseguir es lo que logró al final, que la casaran con un desconocido en su país de origen, y que el agresor en cambio permaneciera impune.

            Ésa fue la chispa que dio lugar a la escritura de La paradoja, pero no fue la única trama, al hilo de semejante brutalidad Ana y David se hacen múltiples preguntas acerca de la naturaleza del mal, y el porqué de que en tantas ocasiones aparezca proveniente de un entorno cercano y familiar, es decir, el que siempre nos tendría que proteger. En ese sentido, hablaron de estadísticas demoledoras, porque gran parte de los asesinatos que se producen en nuestro país llegan precisamente del entorno familiar o privado de las víctimas.

            A raíz de ahí, las tramas se van entrelazando y nos presentan las relaciones que se dan entre dos familias con miembros muy dispares, a las que hay que sumar el misterio que, en forma de herencia envenenada, recibe Camilo Rey, el protagonista, autor de novela negra de gran éxito y algo falto de escrúpulos. El eje vertebrador alrededor del cual se van manifestando distintas situaciones que tienen al mal como protagonista, y de las que se habló detenidamente en el encuentro.

            Alrededor de ese mal como motor narrativo giraron unas cuantas preguntas, y también acerca de las consabidas cuestiones sobre quién escribe cada parte, o cuál de los dos miembros de la pareja es más malo, más propenso a las situaciones más negativas o violentas.

            Todos estamos sujetos a esos episodios de micromaldades a lo largo del día, vinieron a decir, porque de una u otra forma todos llevamos dentro el mal, otra cuestión es hasta dónde lleguen nuestra ética, nuestra moral, y nuestra capacidad para controlarlo. Por ahí fue transcurriendo la velada, pero también sin olvidarnos de la parte negra de la novela, que no es precisamente pequeña y en la que Camilo se ve casi en la obligación de intentar resolver el caso que su difunto padre, policía, no logró resolver antes de morir.

            Del ritmo endiablado de la novela, de algunos episodios especialmente duros, sólo pudieron hablar algunos de los lectores presentes, pero sí lograron alimentar el interés de los demás, como cierre a una sesión de literatura negra intensa como hacía tiempo que no teníamos en el programa De cañas con