lunes, 30 de mayo de 2016

LOS MUERTOS VIAJAN DEPRISA - VICENTE GARRIDO, NIEVES ABARCA

Muerte en el Noir

          Así de contundente es el inicio de la cuarta novela de Valentina Negro y Javier Sanjuán, salida una vez más de las manos de Vicente Garrido y Nieves Abarca, con la fuerza demoledora que supondría el hecho de que empezasen a aparecer cadáveres en las semanas negras más reputadas del panorama nacional, comenzando por la de Gijón. Ahí está la apuesta, disparatada pero muy atractiva, llena de guiños que harán las delicias de todos los aficionados al género y que pondrán a pensar a un buen número de los autores practicantes del mismo, atentos a un juego diabólico a ver si encuentran alguna figura reconocible.

          La fuerza, como es obvio, no radica únicamente en la trama, sino en la naturaleza de los propios crímenes, en los que siempre están presentes tanto una extrema violencia como un elevado componente sexual, algo que ya parece casi marca de la casa, crímenes que se ven salpimentados también con la reaparición de algunos inquietantes personajes, ya presentes en entregas anteriores, cuya sombra permanece indeleble y muy alargada, tanto como para continuar amenazando la existencia de una inspectora Negro cuya vida personal sigue dando unos tumbos en los que acaso no pueda estar siempre presente el criminólogo Javier Sanjuán, tan dubitativo en lo sentimental como certero en lo profesional.

          Esta vez el escenario principal queda mucho más reducido al terreno de Valentina Negro, A Coruña, y se extiende durante casi toda la novela, con su certamen noir en primera plana, conformando así un espacio en el que se nos van a presentar inquietantes damas de la novela negra, ex presidiarios que han encontrado un nuevo camino en la literatura, jóvenes autores musculosos pero sin demasiado talento, críticos adictos sólo al colmillo retorcido, e incluso jovencitas aspirantes capaces de vender su virtud por un buen apadrinamiento en el mundillo. En ese caldo de cultivo se moverá el Fantasma, quien se dedica a ajustar cuentas con autores que han hecho del fraude un modo de vida, y cuyos desmanes tendrán que ser desentrañados por la pareja Negro-Sanjuán.
 
          Los adeptos a la otra pareja, Abarca-Garrido, encontrarán también guiños del pasado, tramas ocultas en las que nadie es quien parecía ser, crímenes antiguos y personajes del universo de la Negro, tales como la periodista Lúa Castro o Marta, la hija de la juez que tuvo un papel protagónico en la entrega anterior. Ambos autores echan de nuevo el resto, porque manejan una fórmula que funciona muy bien, sumando valores fundamentales como el buen conocimiento del género y el derroche de un considerable talento literario.

Los muertos viajan deprisa. Vicente Garrido, Nieves Abarca.
Ediciones B. Barcelona 2016. 448 págs. 21 euros.
(LA VERDAD, "ABABOL", 28/5/2016)

sábado, 28 de mayo de 2016

ULTIMÁTUM, RAFAEL GUERRERO

Reseña de la novela Ultimátum, de Rafael Guerrero, publicada en la revista Sólo Novela Negra

http://solonovelanegra.com/ultimatum-resena-2-2/


LA MANO DE MIDAS EN CUANDO LLUEVA EN MARTE

Es una delicia que más de un año después de su publicación sigan apareciendo reseñas sobre La mano de Midas, en este caso el agradecimiento es para Rubén F. Uceda, que atina con varias claves de lo que uno buscaba al escribir la novela.

La reseña completa está en este enlace:

http://cuandolluevaenmarte.blogspot.com.es/2016/05/resena-de-la-mano-de-midas.html


lunes, 23 de mayo de 2016

ESTA NOCHE MORIRÉ - FERNANDO MARÍAS

Dejo aquí mi reseña sobre la novela de Fernando Marías, Esta noche moriré, publicada recientemente en la revista Sólo Novela Negra.

Puede leerse completa en el siguiente enlace:
http://solonovelanegra.com/esta-noche-morire-resena/


EL QUINTO CAMINO - JESÚS CÁNOVAS


(LA VERDAD, "ABABOL", 21/5/2016)


sábado, 14 de mayo de 2016

LA VÍSPERA DE CASI TODO - VÍCTOR DEL ÁRBOL

Novela con mayúsculas

          No es ningún secreto que un escritor mejora a medida que lee cada vez más, y que además si es capaz de entresacar enseñanzas de sus lecturas, éstas redundarán en el aumento de su calidad como creador. Ésa es la sensación que se tiene al adentrarse en las páginas creadas por Víctor del Árbol, la de que nos completa como lectores, porque echa el resto en cada línea, pero también la sensación de que nos enseña a escribir, con mesura, con la palabra justa, con unos personajes cargados de humanidad, de sufrimiento, de pulsiones vitales, criaturas que cualquier escritor que se precie desearía hacer suyas para sus propias obras, porque sólo los personajes verdaderamente vivos merecen protagonizar las buenas novelas.

          Esta obra, ganadora del Premio Nadal, posiblemente de los poquitos premios puros que queden en el solar patrio, es mucho más que un anuncio, como reza su título, es el marco en el que las existencias de tres seres (hay algunos más pero ellos serían los principales) confluyen en mitad de la Costa da Morte gallega, y se reúnen allí porque sólo aquél es el paisaje de la verdad, sólo allí se pueden desnudar las almas, sólo allí se cocerá la venganza de Marcelo Luján, las ansias de huir de Eva Mahler y los remordimientos de Germinal Ibarra, sólo allí el destino es capaz de zarandear, arrasándolos con un magnífico temporal literario, tres vidas que ya se han visto bastante sobrecargadas como para seguir aguantando sin pestañear los embates del pasado.

          Ellos no son los únicos seres que pueblan la novela, y no son tampoco los únicos que exponen sus miserias, ahí están también Dolores, Daniel, Oliverio, el patriarca Mahler o la mujer de Germinal, lidiando casi sola con la enfermedad del hijo, pero Marcelo, Eva y el propio Germinal son los tres que catalizan una acción que fluye sin estridencias pero con la férrea determinación de las olas atlánticas, porque Víctor del Árbol así lo quiere, y así logra ir facilitándonos datos, pequeñas pero demoledoras informaciones de cada uno de ellos, eso sí, a su debido tiempo para que no se nos corte la respiración.

          Hacía algunos años que el Premio Nadal no era tan merecido, la figura de este autor catalán ha encontrado al fin el reconocimiento a la calidad de una escritura magnífica que ya venía desplegando en novelas anteriores, siempre con tanta firmeza como mimo literario, una calidad que goza, con toda justicia, del favor del público, a quienes los jurados ahora le dan la razón. Una novela auténticamente inolvidable.

La víspera de casi todo. Víctor del Árbol.
Ediciones Destino. Barcelona 2016. 416 págs. 20’50 euros.
(LA VERDAD, "ABABOL", 14/5/2016)

domingo, 1 de mayo de 2016

CADA NOCHE, CADA NOCHE - LOLA LÓPEZ MONDÉJAR


Dolores Haze

          Puede que el apellido descoloque, pero hablamos nada menos que de Lolita, la criatura inmortalizada por Vladimir Nabokov, inmortalizada pero también vejada y violada en su juventud a cambio de prestar su nombre para la galería de los clásicos y tópicos de la literatura occidental. Esa repetición del título de la novela, cada noche, es empleada por Lola López Mondéjar para que el lector recuerde cuánto duraba la tortura de su homónima.

          Esta novela, valiente, cuenta con tres planos que no dejarán indiferente al lector, en primer lugar asistimos a los últimos meses de Dolores Schiller, desahuciada por un cáncer de páncreas que le obliga a darse prisa en ajustar cuentas con el destino. El segundo de ellos le corresponde a Lolita, o a Dolores Haze, madre de la enferma, cuyo diario infantil vamos conociendo hasta la aparición del monstruoso Humbert Humbert.

          El tercero de ellos podríamos decir que se lo reserva la propia Lola López Mondéjar para el último tercio de la novela, porque en él deja aflorar a la psicoanalista que lleva dentro y, aunque haciéndolo a través de la voz de Dolores Schiller, nos lanza un buen puñado de reflexiones acerca de la brutalidad del trato que sufrió Lolita, lo injusto del mismo y cómo la novela de Nabokov parecía que le otorgase a la pederastia una especie de halo mágico capaz de borrarle cualquier recriminación moral. Además, provoca el debate de jugar a imaginar si en caso contrario, es decir, una mujer madura abusando de un jovencito, se habría creado también una figura semejante a la “lolita” que se ha incorporado al mundo sexual de los últimos tiempos.

          Una novela, por tanto, muy interesante no sólo por ese reparto de planos, sino también porque nos hará reflexionar acerca de la inevitabilidad de la muerte, de la metaliteratura y de las relaciones o ausencia de las mismas que todos podemos experimentar, por no hablar del retrato de ciertas costumbres norteamericanas dañinas que tuvo que sufrir la joven Dolores, y de las justificaciones que el propio Humbert, incorporado también como personaje, le lanza al lector, como si con ello pudiera justificar lo injustificable.


Cada noche, cada noche; Lola López Mondéjar

Siruela, Madrid 2016. 196 páginas.
(Revista Letras de Parnaso, Núm. 44, Mayo 2016)

REVISITANDO LA PANTALLA - THE GAME


(Revista Letras de Parnaso, Núm. 44, Mayo 2016)

SIEMPRE PAGAN LOS MISMOS - CARLOS BASSAS DEL REY

Yorick

          Si todo el mundo se quedase contemplando su particular cráneo de Yorick, el universo terminaría por pararse, y quienes están subidos en lo más alto continuarían con su tarea, inmisericordes, sin sentir remordimiento alguno. Carlos Bassas del Rey lanza, entre otros cuantos, este mensaje a sus lectores, y se lo pone delante al agente de su invención, el inspector Herodoto Corominas, quien se ve empujado a investigar la muerte de un compañero a quien le han abierto el vientre para luego emascularle concediéndole así un ridículo postrero tras su asesinato.

La ciudad de Ofidia es de nuevo el marco de las andanzas de un policía muy culto, hijo de un catedrático y grandísimo lector, y padre de un joven que acaba de descubrir las veleidades de Talía. Un hombre al que muchos califican de ‘tocahuevos’ en su trabajo, sin saber que acaso le estén dedicando el mayor de los elogios cuando de desentrañar crímenes se trata. Un hombre que mira la vida de una manera muy peculiar, pero sin permitir que la apariencia de los demás le oculte otras personalidades o dobleces.

La relación con Laura, su mujer, no deja de ser espinosa debido a la militancia de ella, atenta a luchar contra cualquier injusticia aun a riesgo de que eso repercuta en la carrera de su pareja. Una carrera que topa con superiores cerriles, compañeros variados y una especie de ahijado, Agüero, que es un peligro público para cualquier mujer con la que ambos se crucen en el camino. De fondo, en este caso, hay un barrio en el que sus comerciantes se han unido, hay familias que malviven como pueden, hay distancias sociales abrumadoras, y pasados traicioneros, pero por encima de todo están los ojos afilados de Carlos Bassas, dispuesto a contarnos qué debemos hacer para que paguen otros, los que en verdad tendrían que hacerlo en lugar de los de siempre.
 
Siempre pagan los mismos. Carlos Bassas.
Alrevés. Barcelona 2015. 254 págs. 17 euros.
(LA VERDAD, "ABABOL", 30/4/2016)