jueves, 19 de mayo de 2011

Los miserables - Juan Ramón Barat

No me resisto a difundir aquí este artículo de mi amigo y escritor Juan Ramón Barat, lorquino, por motivos más que sobrados.


LOS MISERABLES

Van vestidos con chalecos y cascos reflectantes y llevan una bolsa con botes de pintura o sprays. Forman grupos de cuatro o cinco individuos. La gente de Lorca los ve recorrer las calles, sorteando escombros, pisoteando cascotes, vadeando cintas y vallas que prohíben el paso.

Lorca, asolada por varios terremotos, parece una ciudad bombardeada y estos hombres del chaleco van catalogando los diversos grados de la catástrofe. Como si marcaran en un estadillo el número de ilesos, heridos, muertos y desaparecidos en una guerra macabra –valga la redundancia-. Lo indican con colores: verde, amarillo y rojo. Los del ejército (Unidad Militar de Emergencia) son unos verdaderos ángeles caídos del cielo, aunque no lleven alas y vistan de negro, porque se están dejando la piel en la tarea, arriesgando su vida al entrar en las casas que pueden venirse abajo de un momento a otro. Cuando se topan con el infierno de lo irremediable, le ponen un matiz fúnebre al asunto del cromatismo: pintan directamente con un círculo negro, que significa más o menos lo que el mismo color sugiere: pozo negro o cataclismo integral o muerte súbita.

Los hombres del chaleco reflectante o los del UME, decíamos, recorren la ciudad con los botes de pintura y marcan una cruz o un círculo en las fachadas o junto a las puertas de los edificios y las casas. La gente los rodea, los sigue, acecha sus movimientos, habla con ellos con el corazón encogido, el alma en vilo, los ojos al borde de las lágrimas, porque del color de la cruz o del círculo depende el nivel de la desgracia. Se puede entrar en la casa sin problemas, aunque haya desperfectos (verde); se recomienda no entrar o entrar con mucho cuidado, pero salir enseguida (amarillo); no se puede entrar porque las estructuras del edificio han sido gravemente dañadas y hay peligro de derrumbe (rojo); se prohíbe el paso, este edificio va a ser demolido en breve (negro).

Lo curioso del caso es que muchísimos de los edificios coloreados de rojo o negro son de reciente construcción. Como suena. Estamos hablando de uno, dos, tres, cuatro o cinco años de antigüedad. Algunos, incluso, aún no han comenzado a ser habitados.


El terremoto de 5,1 grados habido en Lorca a las 18:50 h. el pasado miércoles, día 11 de mayo, ha dejado al descubierto las miserias no sólo de los edificios sino de los arquitectos, ingenieros, constructores, maestros albañiles, contratistas, promotores y otros personajes del mundo del ladrillo, que nos han dado gato por liebre. No sé si el lector me estará entendiendo. En vez de poner 1.000 kilos de hierro para sujetar la estructura estos miserables han empleado 500 kilos. En vez de colocar hormigón o cemento armado, han usado arena tonta. Y así sucesivamente. Pero no contentos con esa estafa, se dedicaban a vender esos pisos treinta veces más caros de lo que a ellos les costaba. Dicho de otro modo, un piso podía costarle al constructor entre 50 ó 70.000 euros aproximadamente. Pues bien, los vendían por 240, 250, 260 ó 270.000 euros, céntimo arriba, céntimo abajo, según cómo y dónde, en las fechas en que fueron puestos a la venta. Es decir, en los años de las vacas gordas, previos a la gran crisis actual. Que el lector saque sus conclusiones.

Estos indeseables que se han dedicado a llenarse el bolsillo robando e inflando el mercado inmobiliario, conchabados con los banqueros y otros alienígenas corruptos de los que hablaremos otro día, son los responsables de la burbuja especulativa y de la bancarrota económica y moral en la que estamos sumidos. Pero no sólo eso. Como digo, el terremoto ha puesto al descubierto las miserias de los edificios de paja que estaban construyendo. Por si el lector no lo sabe, un edificio debe ser capaz de soportar el achuchón de un terremoto de unos 7 grados en la escala Richter. Y estos no han aguantado ni uno de 5,1.

¿Quiénes son estos constructores, promotores, ingenieros o arquitectos? Lorca no es tan grande. Pueden contarse con los dedos de las dos manos. Todo el mundo los conoce. De hecho, algunos cometieron la osadía de colocar una placa con su nombre junto a la puerta del edificio donde ahora los hombres del chaleco reflectante y los del UME han dibujado un círculo rojo o negro.

Estoy convencido de que si el célebre Víctor Hugo, uno de los más grandes escritores de todos los tiempos, saliera de su tumba, no dudaría en utilizar todo este material (de derribo y humano al mismo tiempo) para acometer la segunda parte de su famosa obra Los miserables.

Espero que esto no se quede en agua de borrajas, que es lo que suele suceder siempre en este país. Tal vez no sea una mala idea que los propios afectados, esos hombres y mujeres que han visto desmoronarse brutalmente su casita de papel –perdón por la metáfora-, acudan a los tribunales y presenten las demandas pertinentes para que se depuren responsabilidades civiles y penales. En algún lugar tiene que haber un juez dispuesto a hacer justicia –lamentablemente la frase no es un pleonasmo-. Estos miserables deben ser juzgados, y no sólo por lo sucedido sino también por todo lo que podía haber ocurrido. Porque si el terremoto hubiera dado un arreón un poquito más fuerte, sin necesidad de llegar a la magnitud de los 7 grados, Lorca no sería hoy una triste ciudad en ruinas. Sería un inmenso cementerio en ruinas.

Juan Ramón Barat

Escritor independiente

www.juanramonbarat.com

18 de mayo de 2011



12 comentarios:

Jose Lorente dijo...

Fijaos en lo rápido que están trabajando para demoler los edificios afectados. No quieren que haya pruebas en base a las cuales los propietarios puedan demandar a los intervinientes en esas construcciones deficientes (sean quienes sean) por vicios manifiestos tras el terremoto, ahora ya no sólo ocultos, sino incluso intencionadamente sepultados.

Es una suerte no tener obra firmada en Lorca.

Un abrazo.

Félx dijo...

QUE SEAN MAS PILLOS ELLOS QUE LOS OTROS... QUE FOTOGRAFÍEN, QUE PIDAN PERITAJES, QUE COJAN MUESTRAS ANTE NOTARIO DE LOS HIERROS, DE LAS VIGAS Y DEL HORMIGÓN, QUE SE AGRUPEN Y DENUNCIEN... A NADIE DEL AYUNTAMIENTO LE INTERESA QUE ESO SE VEA, Y NADIE SEÑALA A NADIE DEL AYUNTAMIENTO... ¿Curioso no?

Corso dijo...

Muy buen articulo y comparto su opinión.
Viendo las imagenes del terremoto y de las casas destruidas me llamo la atención lo que ocurrió con un edificio de tres plantas. Se vino a baja completamente ¿por que resisitieron el resto de edificios de la calle? ¿por que solo se vino a bajo?
Aqui unas imagenes...

Edificio caido

Edificio caido 2

Patrick Ericson dijo...

Creo que es de justicia pedir responsabilidades.

Muy buen artículo, amigo Barat. Y gracias a ti, Antonio, por difundirlo. Abrazos para ambos.

Patrick

Juan de Dios García dijo...

¿Estallará algún día de verdad toda esta mierda? Digo yo que habrá un límite humano, social y político.

SDL dijo...

Demagogia y juego sentimental...

Lo que ha pasado en Lorca, como toda realidad informativa, se está manipulando para sacar rédito político: da pena ver como nadie habla de los valores de aceleración superficial de un terremoto con epicentro tan cercano a la superficie. La aritmética fácil dicta que los edificios afectados se han caído o derribado por defectuosos y nadie quiere escuchar el informe de los geólogos que dice que ante un temblor como el de Lorca la normativa existente es insuficiente. Esta es nuestra tierra, en la que sigue siendo mucho más práctico echarle la culpa al de al lado que esperar con calma e investigar con raciocinio por qué un terremoto de tan poca energía hizo temblar tanto el suelo de Lorca.

Que conste que no tengo filiación alguna con constructores o políticos afines, pero si que la tengo con la razón y la prudencia.

Salu2

PD - Clase de geología: la escala Richter mide solo la energía liberada, no los daños ni la aceleración. A igual intensidad (energía) un terremoto será tanto más destructivo cuanto más superficial sea, ya que cuanto más superficial sea más se aceleran "súbitamente" los elementos en la superficie.

Antonio Parra Sanz dijo...

Queridos Félix y Sergio, nadie ha dicho que por no señalar al ayuntamiento no se piense en que han hecho algo mal, una cosa no tiene nada que ver con la otra. Después, no he oído a ningún lorquino quejarse de manipulación política, imagino que cuando tu casa se ha caído te da un poco igual la filiación política del malnacido que concedió una licencia, o del bastardo que construyó con materiales de tercera llevándoselo crudo. Da igual que las licencias las concedan puños rosados o gaviotas, de eso nos preocuparemos cuando haya techo para todos los que lo han perdido.

Y en cuanto a las clases de geología, Sergio, de verdad te digo que ahora la gente no está para eso, lo que necesita es volver a tener un techo bajo el que guarecerse, luego ya analizaremos todo lo que haya que analizar, que seguro que es mucho. Decís ambos cosas atinadas, y otras que no son excluyentes con lo que Juan Ramón, y otros muchos lorquinos, denuncian, y vale que el seísmo haya sido más brutal por la superficialidad, pero pensad por qué unas casas se han caído y otras no (las más antiguas han resistido, por algo será). Admiro vuestra vehemencia, pero creo que a veces hay que darle a la palabra unos instantes de reflexión, para ver las cosas un poquito más claras.

Anónimo dijo...

Para hablar de las cosas hay que saber de ellas, y este tal Juan Ramón Barat sabra mucho escribir, pero no sabe de lo que escribe. La ignorancia es muy atrevida.

Cuando te saques una carrera de 6 años, que normalmente cuesta 8 o 10, en vez de escribir, que lo puede hacer todo el mundo, más o menos bien. Entonces podrás hablar de la arquitectura y de los arquitectos.

Estoy de acuerdo contigo en que los promotores se quieren lucrar, en que los bancos son unos ladrones legales, etc... pero, ¿por qué metes a los arquitectos en el mismo saco?. Nos tiramos media vida estudiando, para ganar una mierda en compración a la responsabilidad que tenemos y los seguros de responsabilidad civil que tenemos que pagar, etc... y ahora nos tacha de ser responsables de la burbuja inmobiliaria, no sabes de que hablas. Gana más un agente inmobiliario (que no suele tener estudios ni responsabilidades, simplemente es un comercial)por vender un piso, que nosotros por diseñarlo, calcular estructura, tener responsabilidad civil, etc..., así que planteaté quienes son os responsables de que los pisos valgan tanto, etc....

Por otra parte, solo se han caido 2 edificio en Lorca ( de miles), ¿qué hablas de que se construye mal?, tú qué sabrás, si no sabes ni poner un ladrillo. La culpa ha sido de una cosa que se llama terremoto y que ha sido tan superficial que en vez de equivaler a un 5,1 ha sido más destructivo que uno de intensidad mayor ( a ver que edificio resiste a una bomba tirada tan cerca). La normativa sismorresistente está para que los edifcios no colapsen y maten a cientos de personas, y eso no ha pasado, que yo sepa. Lo que tu criticas es como decir que los coches se fabrican mal porque hay accidentes y muere gente, normal.
Estudiate la normativa y enterate de como va el tema de los visados, seguros decenales y licencias de obra y verás que ningún edificio desde hace unas décadas se puede saltar esa normativa. Otro tema es que los constructores y promotores metan vicios ocultos. Así que para hablar de los arquitectos, primero lávate la boca y no seas listillo.

Anónimo dijo...

Antonio Parra, ¿por qué no hablas del que ha provocado el terremoto?, ah, que no lo conoces. Pues se llama Naturaleza, y esta es la culpable de millones de personas mueran en todo el mundo por inundaciones, huracanes, tornados , tsunamis, terremotos, rayos, etc...
Por que no te vas a vivir dentro de una burbuja irrompible?, y así no te pasará nada.

Antonio Parra Sanz dijo...

"Querido" Anónimo, normalmente agradezco a la gente sus intervenciones en el blog, esté o no de acuerdo con lo que dicen, siempre que lo digan con educación, que no es tu caso. Tal vez sepas mucho de arquitectura, no lo dudo, pero de formas no tienes ni idea, dicho de otro modo, de "diseñar" unas palabras o una idea, nada de nada.
Aquí se habla con modales, como todos los demás que aparecen, y luego se sabe leer, que yo sepa, Barat no se metía con los arquitectos sino con los constructores, no sé si te has dado cuenta, quizá además de no saber "diseñar" textos tampoco sabes descifrarlos.
Y para terminar, espero que del todo, porque aún puedo decidir quién se queda o no aquí, yo vivo donde me da la gana, y los únicos que hacen que "me pasen cosas" son los imbéciles. Dicho queda.

Antonio Parra Sanz dijo...

Disculpa, "amigo" Anónimo, dices al inicio que escribir lo puede hacer cualquiera, lástima que tú no puedas contarte entre los que lo hacen bien, espero, de corazón, que tus planos no tengan absolutamente nada que ver con tus palabras.

Essy dijo...

Very nice article.. After reading your article i have a better understanding what you article really is.. Custom Term Paper