martes, 26 de junio de 2018

JUSTO - CARLOS BASSAS

Novela «Justo»- Reseña literaria

Nuestro colaborador Antonio Parra reseña «Justo», novela de Carlos Bassas del Rey.

Resultado de imagen de justo carlos bassasNo abran esta novela

No abran esta novela o Justo Ledesma les robará el alma, y no les concederá un respiro, no se la devolverá hasta que haya cumplido con sus propósitos. Ésa es la sensación que uno tiene antes de alcanzar el primer tercio de la obra, porque para entonces ya habremos sucumbido a la energía de este anciano, y al lenguaje poderosísimo con el que Carlos Bassas le hace expresarse, para lo bueno y para lo menos bueno, con los vivos y con los que no parecen estarlo. Un lenguaje que podría ser lo mejor de la novela si no fuera por el propio Justo Ledesma.
Y es que este viejo, al que nadie mira, que es consciente de su propia decrepitud, tiene en su mano la capacidad de mirar el mundo de manera más que atinada, y no sólo el mundo geográfico que le rodea, una Barcelona que rezuma nostalgia y de la que no se escatima ni una sola pizca crítica, sino también el mundo moral, el social, el que se empeña en tapar las miserias humanas sin saber que esa manta deja los pies al aire cuando se pretende tapar la cabeza.
La novela ha sido un desafío para su autor, como él mismo ha reconocido pero ha salido airoso, yo diría incluso que triunfante, a juzgar por el ritmo, el fraseo corto y contundente, las imágenes demoledoras, e incluso una trama que va creciendo a medida que rebasamos capítulos. Y no se ha escondido a la hora de los homenajes, los hay tanto para los clásicos del género, españoles y norteamericanos (recuérdese sobre todo Cosecha Roja), como para compañeros del oficio que aparecen en sus páginas (Empar Fernández o Pere Cervantes, por citar sólo algunos casos que parecen evidencias), incluso para el mundo del cine, para un pasado al que Bassas recurre porque sus primeros años se dieron en una ciudad condal que cada vez se parece menos a la que es ahora.
Nunca se debe subestimar a un anciano que ya ha estado muerto, porque su capacidad para mover hilos es infinita, máxime cuando a su vez pertenece a una estirpe de “tzadik”, esos hombres anónimos que mantienen el equilibrio entre el Bien y el Mal. Dice la Biblia que en Sodoma no se pudo encontrar a diez hombres justos, a Carlos Bassas le ha bastado con encontrar uno, rocoso y firme, con una memoria que parecía difuminada hasta que le llegó la imagen que lo iba a cambiar todo. Aquí no lloverá fuego ni habrá estatuas de sal, aquí lo que hay es voluntad, y un narrador que roza la excepcionalidad.
Título
Justo
Datos publicación
Editorial Alrevés. Barcelona 2018. 190 págs.
Datos del autor
Carlos Bassas del Rey (Barcelona, 1974) es doctor en Periodismo, profesión de la que escapó a tiempo. En la actualidad sobrevive como juntaletras de fortuna, labor que equilibra con la docencia. También ha sido comisario del festival literario Pamplona Negra. Ha escrito cortos, documentales, largometrajes, videoclips, spots y ha impartido numerosos cursos relacionados con el mundo audiovisual. En 2007 fue galardonado con el Premio Plácido al Mejor Guión de Largometraje de Género Negro en el IX Festival Internacional de Cine Negro de Manresa, y en 2009 fue coordinador editorial del libro Tasio 25. En 2012 publicó su primera novela, Aki y el misterio de los cerezos (Toro Mítico) y ganó el Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona con El honor es una mortaja (Tapa Negra). En 2015 llegó Siempre pagan los mismos (Alrevés), segundo caso del inspector Corominas, y una nueva entrega de su saga japonesa titulada Aki Monogatari. El misterio de la Gruta Amarilla (Quaterni). A lo largo de 2016 publicó el libro de poemas Mujyōkan (Quaterni), una novela corta titulada «La puerta Sakurada» dentro del volumen El hombre sin nombre (Ronin Literario) y un relato breve para el recopilatorio 24. Relatos navarros (Pamiela). En 2016 apareció también Mal trago, tercera entrega de Herodoto Corominas.

Sinopsis de la obra
La verdadera justicia debe ser fría, implacable, desapasionada. Y para aplicarla, Dios decidió que cada generación contara con treinta y seis Justos, los tzadik, hombres anónimos que mantienen el equilibrio entre el Bien y el Mal sobre la faz de la Tierra. Justo Ledesma es uno de ellos. Un viejo irascible que discurre por las calles de un barrio, el de Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera, que ya no es el suyo; de una ciudad, Barcelona, que dejó de serlo hace tiempo. Un hombre cansado que, consciente de que su fin está cerca, decide saldar cuentas con su pasado, con un pasado que regresa de forma inesperada cincuenta años después.
Escrito en una primera persona de estilo directo y peculiar, Justo esconde un triple relato: el de una vida dedicada a una misión sagrada, el de una venganza y el de la nostalgia por un tiempo cada vez más lejano, por unas calles cada vez más ajenas, por una ciudad moribunda que se desangra víctima de sus propios deseos, de sus propios errores.
 https://punica.es/justo-resena-solo-novela-negra/

domingo, 24 de junio de 2018

EL CODEX - JESÚS ZAPLANA


(LA VERDAD, "ABABOL", 23/6/2018)

SABOR CRÍTICO - XABIER GUTIÉRREZ (2)


(LA VERDAD, "ABABOL", 23/6/2018)

EL ASESINATO DE LAURA OLIVO - JORGE EDUARDO BENAVIDES

‘El asesinato de Laura Olivo’, de Jorge Eduardo Benavides- Reseña

Antonio Parra reseña ‘El asesinato de Laura Olivo’ recientemente publicada por Jorge Eduardo Benavides.

Doña Agatha en Lavapiés.

Si la dama inglesa se hubiera reencarnado en algún investigador actual, a jugar por las formas lo habría hecho en Colorado Larrazabal, esta criatura urdida por Jorge Eduardo Benavides, que rezuma elegancia y educación por los cuatro costados y que le proporcionó a su autor el XIX Premio de Novela Fernando Quiñones, puede que no hubiera un sabueso mejor que él para ilustrar algo parecido a la globalización: peruano, negro, ex policía emigrado a España, viviendo en Lavapiés (sin querer salir de allí) y saliendo con una joven marroquí. Poco más se puede pedir.
Pero su autor nos da más, mucho más, porque le pone a investigar el asesinato de Laura Olivo, una exitosa agente literaria cuya personalidad, un tanto despreciable, iremos descubriendo a poco que Larrazabal arranque con su trabajo. Por si todo lo anterior no fuera suficiente, el autor peruano también nos pone delante otro caramelo más que suculento: el trasfondo del mundillo literario, los tejemanejes de los agentes, los egos inmensos de los autores, el papel del pasado, la furia de los lectores, el canibalismo del mercado…
Así que como ven hay donde elegir, y hay una acusada que defiende a gritos su inocencia y a la que Larrazabal se ha comprometido a ayudar. Todo ello, mezclado alegremente, nos daría como resultado una novela liviana, ágil en todo caso, y puede que poco más, pero Benavides no parece un hombre forjado precisamente a la ligera, más bien se toma su tiempo y le transmite esa calma a Larrazabal, un hombre un poco chapado a la antigua que renuncia a las grabadoras porque prefiere seguir tomando notas en su pequeña libreta.
Nótese que no le hemos comparado con Poirot, a pesar de sus elegantes ternos, sino con la mismísima doña Agatha, porque esa elegancia no está reñida con el tesón, todo lo contrario, la mezcla de ambos conceptos termina por abrirle muchas puertas a nuestro personaje. Un personaje que además tiene que lidiar con la violenta desaparición de su socio, y a quien las fuerzas locales del orden, por aquello del espejo profesional, guardan cierta estima, que él también se ha ganado a pulso, tanto por su trabajo aquí como por el que hizo allá.
Una prosa cuidada y también muy elegante, acorde con un personaje al que, sinceramente, nos gustaría ver de nuevo en alguna próxima entrega.
Título
El asesinato de Laura Olivo.
Datos publicación
Alianza Literaria. Madrid 2018. 325 páginas.
Datos del autor
Jorge Eduardo Benavides (Arequipa, Perú, 1964) estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Garcilaso de la Vega, en Lima, donde trabajó dictando talleres de literatura, y posteriormente como periodista radiofónico. Desde 1991 hasta el 2002 vivió en Tenerife, donde fundó y dirigió el taller de narrativa Entrelíneas. Ha colaborado con prestigiosas revistas literarias como Renacimiento y los suplementos culturales Babelia, de El País, y Caballo Verde, de La Razón, así como con diversos medios de su país. Ha publicado las novelas Los años inútiles (2002), El año que rompí contigo (2003), Un millón de soles (2007) y La paz de los vencidos (2009), con la que obtuvo el XII Premio de Novela Corta Julio Ramón Ribeyro del Banco Central de Reserva del Perú, y el libro de cuentos La noche de Morgana (2005). En 1989 publicó su primer libro Cuentario y otros relatos. En 1988 recibió el Premio de Cuentos José María Arguedas de la Federación Peruana de Escritores y ha sido Premio Nuevo Talento FNAC en 2003. Fruto de su experiencia como profesor de talleres y asesor de novelistas ha publicado Consignas para escritores (2012). En la actualidad dirige el Centro de Formación de Novelistas.
Sinopsis de la obra
Colorado Larrazabal es un ex policía peruano negro, de origen vasco, que ha abandonado su Lima natal tras haberse enfrentado a un caso de corrupción en la época de Fujimori. Sobrevive en Madrid, en el barrio de Lavapiés, haciendo trabajos ocasionales para el abogado peruano Tejada, también expatriado, y mantiene una relación sentimental semiclandestina con una joven marroquí, Fátima.
Tras resolver el secuestro del padre de Fátima a manos de unos delincuentes de poca monta, su casera le encomienda ocuparse del caso de su sobrina, una joven periodista a la que todos los indicios señalan como única sospechosa de la muerte de una célebre agente literaria, Laura Olivo, con la que estaba viviendo un tórrido romance.
Mientras Larrazabal se adentra para su investigación en el mundo de las agencias literarias y en el lado menos amable del ambiente editorial, el lector se asoma a un entretenido fresco de escritores reconocibles y desencantados, novelas perdidas y ambiciones frustradas. Larrazabal es un buen policía y sufre la perplejidad que le causa un mundo complejo en el que se siente desplazado y donde a veces lo que no vemos está justo delante de nuestros ojos. Personajes verosímiles, diálogos ágiles, ambientes reconocibles, una sutil ironía y una estructura muy bien construida llevan al lector con mano maestra de sorpresa en sorpresa ofreciéndole también materia para la reflexión. Como en los mejores clásicos del género.
https://punica.es/el-asesinato-de-laura-olivo-resena-snn/

SABOR CRÍTICO - XABIER GUTIÉRREZ

Sabor crítico- Reseña

Reseña de la novela «Sabor crítico» de Xabier Gutiérrez, por  Antonio Parra

Rehumanizar el género

             El subcomisario de la Ertzaintza Vicente Parra ha de enfrentarse en este caso a algo mucho más complejo que el simple esclarecimiento de un crimen, algo que, por cierto, le lleva atormentando más de un año, porque la muerte del reputado crítico gastronómico Ferdinand Cubillo ha caído en la más oscura de las incógnitas. Pero como nuestro protagonista tiene paciencia por quintales, es capaz de seguir ahondando en el caso, con todo lo que ello le supone, empezando por el recuerdo de su compañero Arkaitz, que falleció mientras investigaba dicho crimen.
            Todo este introito viene a cuento porque hay que poner al lector sobre aviso, no sea que empiece a pensar que la investigación se ve oscurecida por otras cuestiones más personales, y no se oscurece, más bien queda enriquecida. Y es que esas cuestiones las desliza Xabier Gutiérrez en la novela no de forma gratuita, sino para contribuir magníficamente a crear el ambiente de la misma, y porque nadie, ni siquiera un androide policial que soñara con ovejas eléctricas, podría sustraerse a ellas.
            Así las cosas, nos gusta saber cómo van las vidas de los Parra, hasta dónde logrará resistir el corazón del aitona Martín, o cuándo se despertarán ciertos instintos biológicos en Françoise, incluso si el joven Alberto, que cambió los fogones por la librería del abuelo, va a lograr sostener su nuevo proyecto vital con Amaia. Y no son ellos los únicos que nos ofrecen sus vidas, la cuadrilla de amigos del crítico fallecido también lo hace, y la novela se vuelve entonces algo que podríamos encuadrar en el término “rehumanización del género negro”, porque los amigos de Ferdinand tienen también lo suyo, desde los desvelos de un hijo ante una madre secuestrada por el alzhéimer, hasta las dudas de un profesor culinario, pasando por los vacíos creativos de un escultor y las inseguridades maritales de un sidrero.
            Cada miembro de la cuadrilla podría haber protagonizado, por sí solo, una trama oscura, lo que habría generado el colapso en Parra y su equipo, pero Xabier Gutiérrez ha sido lo suficientemente habilidoso como para permitir que su pasado, poco a poco, fuese aflorando ante los ojos del lector, de tal manera que logra sorprendernos con la verdadera trama que se ha ocultado tras todos aquellos años en los que la cuadrilla vivía feliz.
            Pero el pasado a veces logra regresar y ahí están esperando quienes han podido sobreponerse a la impaciencia. De la mano de claves ocultas y hallazgos un tanto fortuitos, los ertzainas empezarán a atar cabos, recogiendo incluso las pesquisas del compañero desaparecido.
            En el fondo todo se reduce a resistir o claudicar, conseguir que la coraza del tiempo aguante un embate más o desprenderse de ella para poder respirar. Mientras tanto, eso sí, Xabier Gutiérrez nos regala el paladar con su buen puñado de creaciones gastronómicas, aunque no sea ésta su novela más cocinera, pero el sustrato sigue ahí y eso se agradece. Como se agradece también, lo diremos una vez más, el factor humano, hasta el punto de convertirse incluso en una promesa para alguna próxima entrega.
Antonio Parra Sanz
Datos del autor
Xabier Gutiérrez (San Sebastián, 1960) es cocinero, psicólogo y escritor. Dirige desde 1990 el departamento de innovación del Restaurante Arzak en San Sebastián, además de colaborar con distintos medios de comunicación, asesorar a empresas del sector de la alimentación e impartir clases en el máster de innovación y gestión de restaurantes del Basque Culinary Center. Ha publicado doce libros de cocina y cinco ensayos sobre estética culinaria. Diez de sus obras han sido premiadas con galardones tan prestigiosos como el Best World Cookbook Award y el Premio Nacional de Gastronomía. El aroma del crimen fue su primera novela, a la que siguieron El bouquet del miedo y recientemente Sabor crítico.
Sinopsis de la obra
Ha transcurrido un año desde que asesinaron a balazos a Ferdinand Cubillo, Ferni, un reputado crítico gastronómico del País Vasco. El subcomisario de la Ertzaintza Vicente Parra y su equipo se encargaron en su día de interrogar a quienes pudieran haber estado relacionados con el crimen. Pero la investigación ha resultado, hasta el momento, infructuosa. Aun así, Vicente Parra no cejará en su empeño por aclarar lo ocurrido en un caso que, más allá de la muerte de Ferni, está relacionado con el misterio que se cierne sobre unos acontecimientos ocurridos hace más de treinta años.
Parra quiere revitalizar el caso, y justo entonces se suceden otras muertes que parecen relacionadas con la de Ferdinand Cubillo. Por una parte, estos crímenes complican la investigación pero, por otra, pueden ayudar al subcomisario a resolver de una vez por todas la muerte del crítico y, sin proponérselo, a descubrir un misterio que había permanecido oculto durante casi cuarenta años.
https://punica.es/sabor-critico-resena/

VIRAZÓN - LOLA GUTIÉRREZ

JESÚS Y DOLORES


Siempre es complicado manejarse entre líneas narrativas en una novela, darle su espacio a cada una, mantener vivos a sus personajes, y lograr que el lector sepa cuándo entra y sale de cada una de ellas. Lola Gutiérrez es una autora que suele moverse con soltura en ese terreno, ya lo demostró en Playa de Poniente y ha vuelto a hacerlo ahora con una historia que se reparte entre el siglo XVIII y la actualidad.

Las andanzas del joven Jesús, empeñado en embarcar camino de Nueva España, constituye uno de los ejes, y la autora cartagenera ha asumido con valentía el desafío tanto a la hora de trabajar un lenguaje de hace casi trescientos años como al manejar un vocabulario marinero, necesario a la hora de acompañar al joven durante su viaje en La Salada. Este tipo de narraciones nunca son sencillas, porque el riesgo de abrumar al lector con datos técnicos e históricos está siempre ahí, y hay que saber solventarlo. Por ello se agradecen tanto los detalles de la singladura como las aventuras que corre Jesús en Cuba y México, donde además tenemos noticia de algunos hechos que por desgracia la Historia de Espala ha dejado siempre entre neblinas.

Lola Gutiérrez dosifica bien la acción americana mientras nos regala el renacer de Dolores, una mujer que intenta reinventarse a sí misma en la cincuentena. La trama actual, que el lector irá vinculando a la histórica, es más breve, y tal vez demasiado rosa, mejor dicho, demasiado blanca, porque todo fluye en ella con extrema bondad, hasta el punto de que no hay obstáculo alguno en la nueva vida de Dolores que no se pueda derrumbar a las primeras de cambio. Tal vez sea de agradecer entre tanta realidad demoledora y negativa como nos rodea. En suma, una lectura atractiva que nos lleva a querer a sus dos protagonistas, y una sorpresa que sólo hallaremos en las páginas finales.

‘VIRAZÓN’ Lola Gutiérrez.
MurciaLibro. Murcia 2017. 224 págs. 17 euros.

(LA VERDAD, "ABABOL", 16/6/2018)

lunes, 11 de junio de 2018

EL DOLOR DE LOS DEMÁS - MIGUEL ÁNGEL HERNÁNDEZ


ESCRIBIR SOBREVIVIENDO

La visita a la memoria, la recuperación de un instante demoledor y el reencuentro con uno mismo mientras se escribe una novela.

Tenía Miguel Ángel Hernández ya presentadas unas buenas credenciales narrativas, de la mano de la editorial Anagrama y su participación en el Premio Herralde, ‘Intento de escapada’ y ‘El instante de peligro’, dos credenciales que le han garantizado un lugar en la buena literatura de los últimos años. Y eran novelas en las que la experiencia adquiere un papel fundamental; dicho de otra manera, obras en las que la no ficción se convierte en argumento literario, al hilo de la costumbre de autores tales como Vila Matas, por citar tan solo a uno de los autores fetiche de Miguel Ángel.

Hasta ahí todo seguía un camino jalonado por una prosa excelente, una voz firme y una literatura con mucho que contar. Pero he aquí que el autor murciano no se ha conformado con seguir por el camino iniciado y ha hecho un giro sobre sí mismo, un giro que le ha llevado a mirar en su propia memoria, o lo que es igual, a adentrarse en un recoveco diferente a los que habitualmente transitaba al hablar de su propia experiencia. Del presente continuo de su carrera y sus disquisiciones acerca del mundo del arte, su especialidad, pasamos ahora a encontrarnos con el Miguel Ángel más humano, el que regresa a sus dieciocho años, a la huerta de Los Ramos, y a una navidad demoledora en la que vio cómo su universo personal se venía abajo tras la muerte de su mejor amigo, momentos después de asesinar a su propia hermana.

Las muertes de Rosi y Nicolás derruirán de golpe el pasado, el antes en el que vivía el joven Miguel Ángel, y sólo regresan a él cuando un amigo escritor le sugiere que en ese hecho le está aguardado una novela, una nueva historia. Esta metaliteratura, a la que tan acostumbrados nos tiene el autor, se enriquece en esta ocasión con la memoria, pero también con los pulsos del alma, porque aquella noche será la espoleta que ponga en marcha toda la relojería de los recuerdos, y hay mucho que recordar, hay mucho sobre lo que hablar, empezando por la diferencia entre el presente y el pasado, por la posibilidad de regresar a esos tiempos que en ningún caso fueron un paraíso perdido, sino más bien un lugar del que huir lo antes posible.

Nadie debería cometer el error de considerar ‘El dolor de los demás’ como la novela moderna sobre la huerta murciana, ni siquiera como la novela moderna sobre Murcia, porque pecaría de miopía literaria. Estamos ante una novela extraordinaria que transcurre o parte de una zona concreta de la huerta. Punto. Lo demás supondría menospreciar la historia, y acaso uno de los muchos méritos que haya alcanzado Miguel Ángel sea precisamente el de haber construido su novela desde sus propias llagas, la incomodidad de saberse viviendo en un entorno que no era el suyo, la necesidad de huir hacia la universidad para poner distancia, pero también el remordimiento por lo que dejaba atrás: familia, amigos, raíces…, y como guinda aquella historia trágica que sacudió la pedanía una noche tan especial como la de Navidad.

No tiene, por tanto, nada que envidiar a ninguna otra novela que nos plantease un caso parecido en la América profunda o en un país cualquiera del centro o del norte de Europa. Se trata de reconocer de una buena vez el mérito de la gran literatura, la que se arraiga en el paisaje natal del autor, pero sin ser exclusivamente localista, la que se universaliza porque ese paisaje es sólo un marco, y desempeñará el papel que su autor le conceda, en virtud de lo hondo que lo sienta, pero desde luego huyendo del costumbrismo barato.

El hombre que es ahora el narrador de esta historia dista mucho de ser el que era a los dieciocho años, cuando Nicolás cometió aquel terrible crimen, y uno de los mayores contrastes de la novela se produce cada vez que ese hombre regresa a Los Ramos, porque allí el tiempo parece haberse detenido, acaso lo que él necesita para recuperar aquella historia y convertirla por fin en materia literaria. Pero ese contraste, a la vez, le sirve para corroborar que en su momento eligió el camino correcto, por mucho que ahora haya empezado a acusar un poco más las punzadas de nostalgia.

Como ya se ha mencionado, la obra tiene el valor añadido de la metaliteratura, y que Miguel Ángel Hernández explota con sapiencia mientras arma la novela de aquellos hechos tratando de recuperar el testimonio de testigos e incluso siguiendo los consabidos pasos detectivescos que todo caso policial requiere.

En definitiva, se percibe en estas páginas el amor por la escritura que ya conocíamos en su autor, pero también la necesidad de ajustar algunas cuentas con el pasado, de asumir heridas que tal vez ya puedan cerrarse, al igual que la necesidad de reconocer ese dolor del título, el que afectó a los demás y que el juvenil egoísmo no le permitió entonces apreciar en toda su magnitud. Acompañemos a este autor en un camino que no le habrá resultado precisamente un lecho de rosas.

‘EL DOLOR DE LOS DEMÁS’, Miguel Ángel Hernández.
Anagrama. Barcelona 2018. 307 págs. 11 euros.

(LA VERDAD, "ABABOL", 9/6/2018)



LA TRAGEDIA DEL GIRASOL - BENITO OLMO

La tragedia del girasol – Reseña

Tras «La maniobra de la tortuga», Benito Olmo regresa con una nueva novela policíaca: «La tragedia del girasol», que nos reseña Antonio Parra.

Reseña

Los lobos solitarios

Cuando hablamos de novela negra, la figura de un detective solitario parece sacada de un molde bastante habitual, aunque en los últimos años las compañías hayan ido creciendo, para solaz de público y protagonistas. Uno, que lleva ya unas cuantas lecturas a la espalda, le tiene especial cariño al lobo estepario que muerde un caso y no lo suelta hasta el final, tal vez será por las deudas con Chandler o Hammett, de ahí que la figura de Manuel Bianquetti me haya caído en gracia, ya pasó en La maniobra de la tortuga y ha vuelto a ocurrir ahora con esta nueva entrega, La tragedia del girasol.
Una entrega en la que Benito Olmo le ha dado, si es que eso era posible, incluso más cuerda al gigantón de Bianquetti, más presencia, y consecuentemente más soledad, para convertirse en esa especie de girasol cautivado por el mismo astro que terminaría por matarle. Esa tragedia del título no le afecta sólo a él, digamos que el sol de Bianquetti sería el peligro, o la terquedad con la que se enfrenta a él, pero para otros personajes ese sol tiene forma, y curvas, de mujer muy fatal, como vemos a medida que avanza la novela.
Pero bueno, más allá de cuestiones sentimentales, o morales, hay que detenerse en Cádiz, que no es Los Ángeles ni falta que le hace, una ciudad que el madrileño bigardo se vuelve a patear como si la llevara tatuada en las palmas de sus manos, y en la que se ha de mover en un operativo de protección muy envenenado, pero es lo que tiene estar suspendido de empleo y sueldo, que a veces hay que agarrarse a un caso y tragar con él, guste o no.
Eso sí, cuando el caso se encabrona, permítaseme el término (creo que Bianquetti me lo permitiría), hay dos opciones: o uno se va a casa y mira para otro lado, o salta hacia delante dispuesto a sacar los colmillos y a demostrar que los lobos no tienen marcha atrás. Está claro lo que hace nuestro hombre, y más claro aún cuando siente que le tocan la moral, la cara e incluso a algunos seres que están tratando de hacerse un hueco a su lado.
Lo malo de la novela, algo habríamos de ponerle, es el ritmo, malo porque hace que leamos tan rápido que el disfrute se nos acaba pronto, pero es que los pasos de Bianquetti son así, trancos grandes como su envergadura. Pero da igual, merece la pena seguirle, verle compartir palabra con personajes antológicos como Caracerdo o Peter Pan. Verle en toda su salsa, dando y recibiendo, pero eso sí, sin perder jamás la cara. Desde ya mismo estamos esperando la tercera entrega.
Datos publicación
Suma de Letras. Barcelona 2018. 398 páginas.
Datos del autor
Benito Olmo (Cádiz, 1980) es escritor y guionista. Es autor de las novelas Caraballo (2007) y Mil cosas que no te dije antes de perderte (2011). Fue finalista del I Premio de novela La Trama / Aragón Negro. Su anterior novela, La maniobra de la tortuga, resultó finalista del III Premio Santa Cruz a la mejor novela negra publicada en 2016. Se han vendido los derechos para realizar la adaptación cinematográfica de esta obra y está previsto que empiece a rodarse a finales de 2018.


Sinopsis de la obra
Suspendido de empleo y sueldo, el ex inspector de policía Manuel Bianquetti se ve obligado a malvender sus servicios como investigador privado hasta que recibe un encargo aparentemente sencillo: proteger a un importante empresario durante su estancia en la ciudad. Sin embargo, lo que parece un trabajo rutinario desembocará en un reguero de muertes que obligará a Bianquetti a dar rienda suelta a su instinto de investigador para sobrevivir, llevándole a descubrir que, a menudo, el sol que más calienta también es el que más quema.
Texto: © Antonio Parra Sanz.
https://punica.es/la-tragedia-del-girasol-resena/

lunes, 4 de junio de 2018

ELLA LO SABE - LORENA FRANCO

Ella lo sabe- Reseña

«Ella lo sabe», nueva novela de la actriz y escritora Lorena Franco, reseñada por nuestro crítico literario Antonio Parra.

Convivir con el mal

¿Se puede convivir con el mal puerta con puerta, pared con pared, alma con alma? ¿Y se puede hacer y salir indemne? Lorena Franco nos plantea en esta novela un puñado de situaciones en las que no sabemos por dónde salir, sobre todo porque los propios personajes tampoco saben a qué atenerse, y eso termina por transmitirse al lector, que no es capaz de averiguar quién miente y quién dice la verdad.
Andrea, dolida tras el asesinato de su vecina Clara, huye de Barcelona para vivir en una urbanización de Mataró en la que nunca pasa nada, y entre tranquilizantes y whisky se pasa los días en la ventana, como si Hitchcock la hubiera colocado allí, jugando a inventar una vida a sus vecinos pero también averiguando las miserias de cada uno, que no son precisamente pocas. En ese ambiente, Nico, su marido, apenas le hace caso, y entonces llega Víctor, su cuñado, huido de otro episodio oscuro ocurrido en San Francisco.
Todo parece enredarse alrededor de Andrea, cuyas facultades mentales y anímicas van flaqueando, y para colmo, su vecina María desaparece una noche, tras haberse subido al coche del citado Víctor, y mientras su marido Carlos, un maltratador de manual, está de viaje en Berlín junto a su amante.
A partir de ahí, Lorena Franco pisa el acelerador y arma una red de lo más tupida, que juega con la percepción del lector, con lo que es y pudo no ser, con la amnesia de Andrea, con los maltratadores, con la sombra policial, los secretos, las mentiras, las venganzas. Hasta encarar un tramo final vertiginoso en el que todas las caretas han de desaparecer, aunque no nos guste lo que podamos encontrar al otro lado.
Lo que se ha dado en llamar “thriller”, pero de verdad, con intensidad, dureza, tensión a raudales y un salvaje magnetismo para el lector.
Título
Ella lo sabe
Datos publicación
Ediciones B. Barcelona 2017.439 págs.
Datos del autor
Lorena Franco (Barcelona, 1983), es actriz con una larga trayectoria en cine, series de televisión y publicidad a nivel nacional e internacional. Después de autopublicarse 12 novelas en Amazon, que la han convertido en una de las autoras más vendidas, en 2016 su novela La viajera del tiempo (finalista del Concurso Indie de Amazon), se convierte en un fenómeno de ventas sin precedentes en la plataforma y sus otros diez títulos consiguen alcanzar el número uno de ventas en digital a nivel nacional. Ha sido traducida a varios idiomas y su éxito internacional acaba de empezar. En la actualidad compagina su carrera como actriz con la literatura.
Sinopsis de la obra
«Vi irse a María con Víctor el jueves a las dos y media de la madrugada. Él volvió y ella, desde entonces, está desaparecida.» La rutina de Andrea, una escritora de thrillers traumatizada por un horrible suceso del pasado y un matrimonio que está a punto de romperse, se ve interrumpida por la inesperada llegada de su cuñado. Víctor es un tipo silencioso y extraño del que no sabe nada.
Su manía de fisgonear a través de la ventana de la cocina la vida de sus vecinos, la llevará a descubrir que una madrugada estival cualquiera, en la calle de la urbanización en la que vive y donde nunca pasa nada, su vecina María se sube en el coche de su cuñado. Él vuelve pero María no.
«Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.» Nicolás Maquiavelo.
Texto: © Antonio Parra Sanz
https://punica.es/ella-lo-sabe-resena-solo-novela-negra/

NUNCA ES TARDE - JERÓNIMO TRISTANTE

0

Nunca es tarde – Reseña

«Nunca es Tarde» de Jerónimo Salmerón Tristante – Premio de Novela Ateneo de Sevilla

Cuando vuelve el pasado
Suele ser el pasado un elemento narrativo de extremada potencia, que debe ser manejado con precauciones para que no termine reventando en la cara del autor, cargándose de paso la trama que éste haya intentado construir. Jerónimo Tristante, que algo sabe de las técnicas de fabular, lo amolda con esmero para insertarlo en un valle aragonés en el que de pronto empiezan a recrearse crímenes que se cometieron cuarenta años atrás, en el final del franquismo y el inicio de la transición.
Si a ese panorama le sumamos la intuición, y las inquietudes, de Isabel Amat, una mujer desencantada, maritalmente engañada y anestesiada en vida, la novela arranca ya con buenos propósitos, porque será Isabel quien primero repare en las coincidencias y se ponga a la faena de intentar comprender hasta qué punto la desaparición de tres niñas tiene que ver con otras tres que desaparecieron décadas atrás y que lamentablemente hallaron la muerte, en la versión oficial, a manos de un disminuido que fue rápidamente arrestado y condenado.
Ateniéndonos a las dichos etiquetas, hablaríamos de un ejemplo de ‘domestic noir’, ya saben: una figura alejada del mundillo investigador metida a realizar labores indagatorias. Pero no es el caso, al menos no del todo, porque Tristante incorpora una figura determinante, la del criminólogo Enar Olsen, nórdico de origen pero muy norteamericano en cuanto a génesis novelesca, lo que suelen llamar en América un ‘profiler’, alguien capaz de elaborar perfiles criminales para las autoridades, y que además en este caso tiene unas habilidades tan especiales como traicioneras.
Enar, recluido como un eremita tras ciertos fracasos profesionales, es la tabla de salvación que se le aparece a Isabel en mitad del naufragio en el que se ha convertido su vida, y por ahí la trama crece y se completa, al igual que una investigación que la propia policía no terminaba de ver clara.
Es entonces cuando llega el crisol temporal, pasado y presente se van fundiendo en las pesquisas de Isabel, mientras que el futuro que su desahuciado matrimonio le negaba amanece de nuevo gracias al investigador nórdico. Así las cosas, hay que seguir los pasos técnicos, y resolver el crimen de los setenta como paso previo para solventar el actual. Ahí Jerónimo Tristante despliega su magia, enseña y oculta datos, se detiene en la figura del depredador sexual pero tampoco le vuelve la espalda a las tramas sociopolíticas e incluso religiosas que tanto peso tenían en aquellos años pre-democráticos.
Poco a poco los silencios dejan de ser espesos, las sombras de la amnesia o el alzhéimer se diluyen, y lo hacen con un lenguaje directo y rápido, sin tapujos, un lenguaje que cautiva al lector y que a buen seguro algo tuvo que ver con el premio que recibió esta novela (Premio Ateneo de Sevilla). Del vértigo de sus últimas páginas no podemos hablar, quienes son lectores de Tristante ya saben de qué manera gestiona el ritmo en sus obras, y quienes no le conocen tienen una magnífica oportunidad de solventar esa carencia.
Sinopsis de la obra
Isabel Amat es una cuarentona con sobrepeso aficionada a las novelas policíacas. No se encuentra en el mejor momento de su vida. Sus tres hijos ya se han ido de casa y tiene indicios para creer que su marido le es infiel. Con el objetivo de luchar contra su desidia y aburrimiento, Isabel está haciendo un álbum donde quiere dejar constancia de la presencia de su familia en el pueblecito del Pirineo oscense donde vive, El Valle. Estando en una fiesta de Halloween, aparece una niña a quien nadie conoce. De la misma forma que hace acto de presencia, rápidamente desaparece. Lo curioso del asunto es que se parece mucho a Rosa Benet, una niña que fue asesinada en 1973 junto con otras dos niñas más. Isabel tiene la sensación de que ambas niñas están relacionadas. A pesar de no contar con el apoyo de quienes la rodean, ella decide ponerse en marcha y esclarecer el misterio. Sin ser consciente de lo que está a punto de descubrir.
https://punica.es/nunca-es-tarde-resena/

ENTREVISTA A JERÓNIMO TRISTANTE

0

Entrevista a Jerónimo Tristante

A cuenta de la premiada «Nunca es tarde», Antonio Parra entrevista al escritor Jerónimo Tristante.

  • Con Nunca es tarde ha ganado el Ateneo de Sevilla, ¿es usted un autor aficionado a los premios?
No, la verdad es que no me había presentado nunca a ninguno. Quizá esto me anime a seguir haciéndolo.
  • En esta trama, corríjame si yerro, parece que nos encontramos a un Tristante algo diferente, un poco más calmado, más sosegado, ¿es correcto o sólo una impresión mía?
No, es la historia la que vino así, no creo que en eso esta novela sea diferente, lo que sí es cierto es que he cambiado de registro, pero es algo que me gusta hacer por no tener la sensación de hacer siempre los mismo.
  • ¿Es la primera vez que le otorga el papel principal a una mujer en una de sus novelas?
Sí, aunque tengo otros personajes femeninos importantes, hasta ahora, al ambientar mis novelas en otra época no había podido hacer protagonista a una mujer porque he tenido protagonistas que eran templarios, policías en pleno franquismo o en el XIX…, ambientar la novela en la época actual me ha permitido hacer protagonista a una mujer y me ha gustado mucho la experiencia, la verdad.
  • Volviendo al cambio del que hablábamos antes, la trama parece también demorada, tal vez por los dos planos temporales que se manejan, ¿cómo surgió esta idea?
Me pareció interesante la idea de que resolver los crímenes del pasado nos pudiera ayudar a resolver los de la actualidad, que esa investigación fuera la llave para resolver lo que ocurría hoy y así de paso aclarar algo que se cerró en falso. Es una investigación muy difícil porque los protagonistas de aquellos sucesos están muertos o están muy viejos y algunos ya padecen hasta demencia senil, por no hablar de la falta de evidencias por el  paso del tiempo.
  • ¿Y la geografía de un pueblo pirenaico, huye usted del entorno urbano?
No especialmente, pero sí que me fui a un entorno que a mí, por ser del sur, me resulta muy exótico, un ambiente muy sugerente para un thriller.
  • Enar Olsen me recuerda a otros profesionales propios del noir norteamericano, ¿tenemos entre nosotros esa figura del perfilador o “profiler”?
Sí, los hay aunque no están metidos, como Enar, en el mundo de la novela negra. Es cierto que contamos con escritores que vienen del mundo de las fuerzas de seguridad del estado y saben mucho de aspectos técnicos y procedimentales.
  • ¿No teme que le achaquen haberse dejado influenciar por los americanos o incluso por series televisivas? A ratos hay una atmósfera en la novela que recuerda, por ejemplo, a Twin Peaks…
No, en absoluto, Nunca es Tarde creo que surge en mi psique por eso precisamente por la influencia del mundo de las series como Enemi public (belga), Millenium de Cris Carter o la propia Twin Peaks que dejó en mí una impronta muy profunda.
  • Y hablando de series, ¿volveremos a ver a Víctor Ros en la pequeña pantalla?
No, la última temporada no tuvo buenos datos de audiencia y esa productora ha dejado de hacer ficción, es difícil que veamos una temporada más.
  • ¿Y en el papel? A veces uno tiene la sensación de que la sombra de Ros puede ser muy alargada…
Sí, en el papel sí, sin duda. Me encanta Víctor, este verano terminaré una novela que tengo en marcha y en septiembre inicio el proceso de documentación para la próxima.
El escritor murciano Jerónimo Tristante
  • Regresemos a la novela, ¿le gusta el término “domestic noir” o se rebela contra las etiquetas? Lo digo porque Isabel Amat no es una profesional de la investigación…
Me gusta que se hagan cosas nuevas porque es bueno para el género, lo reinventa, interesa a la gente, nos salimos del cliché y nos acercamos a la sociedad y al mundo audiovisual. La idea de que el detective de mi novela fuera un ama de casa cuarentona que colecciona prospectos médicos me gustaba muchísimo y así lo hice.
  • Se habla de la sociedad postfranquista y sus sombras, si la comparamos con la actualidad, ¿saldríamos ganando o perdiendo?
Sí, no comparto ese pesimismo de los que ahora censuran tanto la Transición. Es obvio que Franco murió en la cama y que hay cosas que debieron hacerse de otro modo pero hemos avanzado muchísimo.
  • Toca usted el tema de los depredadores sexuales, además de otros de índole social, ¿hay que documentarse mucho o por desgracia lo tenemos demasiado presente?
Hay que leer mucho para salirse de los tópicos pero es un tema candente y que provoca una gran alarma social, además de ser un tema de gran interés para los que queremos comprender cómo funciona la psique humana y el origen del mal.
  • ¿Qué planes le aguardan ahora?
Terminar la novela que tengo a medio y seguir teniendo una vida sencilla.
  • ¡Véndale esta novela a un lector que no le conozca!
Es un trhiller en el que una mujer que parte de cero se reinventa investigando unos crímenes de hace cuarenta años que, inexplicablemente se están repitiendo, porque Nunca es Tarde.
Texto: ©Antonio Parra Sanz
https://punica.es/entrevista-a-jeronimo-tristante/