sábado, 10 de noviembre de 2012

EL MAPA DEL CIELO


Telaraña cronológica

            El universo de la narrativa tiene infinitos caminos, y una acertada singladura a través de ellos marca la diferencia entre una buena novela y una novela inolvidable. El gaditano Félix J. Palma ha vuelto a sumergirse en su particular anillo de Moebius para relatarnos hasta qué punto puede resultar peligroso desear que algunos sueños se conviertan en realidad. Con el mismo estilo contundente y magnético derrochado en El mapa del tiempo, y tomando de nuevo la figura de H. G. Wells como eje protagónico, en esta segunda entrega se supera a sí mismo creando en el lector verdadera ansiedad por seguir devorando páginas.

            La invasión marciana augurada por el escritor inglés en La guerra de los mundos se hace demoledoramente real, y en ella se ven inmersos personajes a los que ya conocimos en la novela anterior, el oportunista Gilliam Murray, el ingenuo Charles Winslow o el supuesto héroe Dereck Shakleton, además de sus respectivas parejas, e incluso figuras reales como Edgar Allan Poe, habitantes casi todos de un Londres finisecular descrito siempre con una gran maestría. La telaraña cronológica y tetradimensional que arman las diferentes voces cumple su papel a la perfección, homenajeando sin pudor a las novelas por entregas propias de la época narrada, con sus tramas en suspenso y los habituales guiños de un narrador más que omnisciente.

            El bloque argumental desarrollado en la Antártida, con la llegada a la Tierra de la criatura interestelar, resulta magistral tanto en su planteamiento como en esa estancia inexorable y asfixiante del barco encallado entre los hielos, con un ambiente solitario y sofocante, en el que son propicias las profundizaciones psicológicas al hilo del terror cerval ante lo desconocido. Pero los otros bloques no desmerecen en absoluto, la historia de amor entre Emma y Murray, motor desafiante de la invasión, recoge numerosas pizcas de humor y todos los elementos necesarios en un cortejo en toda regla, con sus concesiones y sus desafíos; y el nuevo orden generado tras la batalla, en el que el futurismo se hace dueño de la narración, muestra la alegoría de los totalitarismos que asolarían Europa tiempo después, un simbolismo que crece en cada página. Todos ellos no hacen más que darle a la novela una dimensión espectacular, necesaria para que Félix J. Palma tense el hilo hasta una resolución que no deja indiferente a nadie.

            Leyendo esta novela, además, se nos regala la sensación que vivirían nuestros antepasados aguardando la siguiente entrega semanal. Un verdadero lujo.


El mapa del cielo. Félix J. Palma.
Editorial: Plaza y Janés. Navarra, 2012. 739 páginas.
(LA VERDAD, ABABOL, 10/11/2012)

4 comentarios:

Clares dijo...

Me alegro de volver a frecuentar los blogs amigos y hoy mucho de encontrar recomendaciones para la lectura. Ahora tengo todo el tiempo que la familia y otras ocupaciones me dejan, así que tendré en cuenta esta recomendación tuya. Acepto todos los caminos narrativos, aunque yo no siga sino uno solo de ellos. Un abrazo, Antonio.

tiocosino dijo...

Muy buena pinta tiene esta novela. Otra más apuntada en la lista de "pendientes".
Gracias.

Antonio Parra Sanz dijo...

Me alegra mucho verte de nuevo por aquí, amiga, y disfruta del tiempo leyendo.

Antonio Parra Sanz dijo...

Un saludo también para tiocosino.