sábado, 4 de enero de 2014

INFIERNO DE NEÓN - J. R. BARAT

Un paso al frente

            Se adentra Juan Ramón Barat en el ámbito de la narrativa negra, y lo hace con tal soltura y filo lingüístico como si ésta no fuera la primera vez, motivos que es de suponer habrán pesado a la hora de concederle el XVII Premio de Novela Ciudad de Salamanca. Porque, además, las mafias dedicadas a la prostitución representan un tema peliagudo a la hora de novelarlo, porque existe el riesgo de dogmatizar o de caer en la brutalidad más exacerbada.

La existencia del profesor de filosofía Matías Vidal, sacudida anteriormente por el abandono de su hijo y su mujer, ve cómo le explota encima una nueva conmoción al presenciar la muerte de dos prostitutas, asesinadas en su intento de huir hacia la libertad. El shock de contemplar esas muertes aún le reporta intereses de demora, porque los cárteles prostibularios no quieren, ni suelen, dejar cabos sueltos, y si le cortan el lóbulo de la oreja a la pupila que huye por vez primera, es fácil adivinar qué le harán a un testigo molesto.

El autor valenciano entonces le regala al protagonista la presencia del policía Pedro Corrales, experto latinista, añoso y cachazudo, y se la regala también al lector, porque le aporta equilibrio a la novela. El tercer vértice lo componen los miembros de las mafias, capaces de una dureza brutal pero sin alardes, y las propias mujeres, engañadas en su primer viaje y violadas y apaleadas en su recibimiento.

Es un combinado listo para que le lector lo paladee, a veces con la amargura de los hechos, pero sin recrearse en el sadismo, y sin volverle la espalda incluso a la corrupción policial y a la indiferencia social. Esta historia nos muestra a un Juan Ramón Barat más maduro, que ha dado un serio paso al frente al entrar en un nuevo registro, demostrando que no sólo es un narrador juvenil o de género histórico. Se merece que lo leamos.

Infierno de neón. Juan Ramón Barat.
Ediciones del Viento. A Coruña 2013. 240 páginas. 18 euros
(LA VERDAD, "ABABOL", 4/1/2014)

No hay comentarios: