jueves, 20 de febrero de 2014

DOCE LUNAS - JUAN DE DIOS GARCÍA

DOCE LUNAS

JUAN DE DIOS GARCÍA
ÁRTICO


1)    Ha pasado algún tiempo desde la publicación de Nómada, ¿por qué se ha hecho esperar este nuevo poemario?

     Afortunadamente, la poesía juega en la Tercera División de la literatura y no depende jamás de las prisas requeridas por los autores que juegan en Primera. La poesía es pobre y está marginada, señalada y humillada en numerosas ocasiones. Pero sabe que es verdadera, millonaria en autenticidad.
 
2)    Un título muy directo, ¿por qué Ártico?

     Mi mujer es una experta en sonoridad verbal y yo tengo un millón de dudas para la elección de títulos, de modo que, tal y como ocurrió con Nómada, le expliqué a ella la idea del libro que estaba fraguando y me dijo en seguida: “No le des más vueltas, su título es Ártico”.

3)    En los tiempos que vivimos, ¿es una temeridad publicar poesía?

     Si diseñas la promoción de un libro de poesía como si fueras un novelista preparado para alcanzar un triunfo mundial, desde luego va a ser muy frustrante publicar un poemario, pero si te olvidas completamente de la idea de éxito comercial y de salir en la tele para que todo el mundo vea lo forrado que estás, entonces todo es más simple, todo es disfrute y ganas de compartir con los demás tus textos. ¿Cómo? Pues en los bares presentando tu libro, en las calles, por internet con video-creaciones… La poesía, aunque no lo parezca, pasea mucho. Otra cosa es si te preocupa demasiado la clase del vagón en el que te lleven.

4)    ¿Cuáles son los temas principales que aborda en este libro?

     El tema substancial es la necesaria congelación de nuestros intereses particulares cuando tratamos de hacer frente a la larga enfermedad de un ser querido hasta su anunciada muerte. A partir de ello, hay temas secundarios: la decadencia, el valor de nuestra memoria en el mundo, etc.

5)    En el primer poema le sugiere al lector que “mate la mariposa escondida en su cabeza”, ¿eso es como volver a torcerle el cuello al cisne?

     Es, como dices, una sugerencia para que el lector no racionalice demasiado lo que voy a contarle, no es tan radical como el mensaje imperativo y provocador del mejicano Enrique González Martínez. A mí, además, los modernistas del cisne siempre me han resultado muy simpáticos.

6)    Usted es gran parte del alma de la revista digital El coloquio de los perros, ¿qué le aporta más satisfacción, la poesía o la edición?

     No tengo dudas. Para mí la aventura de escribir siempre será más intensa que la de editar, que es extremadamente divertida, seductora y necesaria, pero más cómoda al fin y al cabo. No hay nada comparable para un escritor que sentir el acto de creación del lenguaje, ese desafío.

7)    Como profesor, ¿se atreve a analizar cuál es la situación de la lectura entre los jóvenes?
    
     ¿Entre los jóvenes españoles? Mucho mejor de lo que dicen en esa mamarrachada tan dañina llamada Informe PISA y peor que la de otros países con una idiosincrasia diferente. Muchos islandeses parece que nacen con un libro debajo del brazo. Muchos españoles con ganas de montar un bar.

8)    ¿Y de qué manera entran esos jóvenes en la poesía, hay alguna fórmula efectiva?

     En la televisión cubana hay un concurso de improvisación poética donde los mejores repentistas caribeños se dan cita cada semana. Es uno de los programas de más audiencia. El repentista Alexis Díaz-Pimienta me contaba que era famoso en toda Cuba gracias a ese soporte. Por cualquier pueblo o ciudad de su país los adolescentes lo reconocen y le muestran su admiración… Ahí tienes una fórmula, entre otras.

9)    ¿Qué influencias poéticas están presentes en sus versos, cuáles son las herencias literarias de Juan de Dios García?

     Sólo domino en profundidad la lengua española, de modo que, aparte de estudiar y beber de los escritores que han creado maravillas en español, los referentes que me sacudieron emocionalmente en otros idiomas hasta que perdí la juventud fueron Verne, Sartre, Kafka, Poe, Camus, Petrarca, Cavafis, Pessoa, Emily Dickinson, Rimbaud, Joan Margarit, Tolstoi, Virginia Woolf, Walt Whitman, Yasmina Reza, Bukowski y Amelie Nothomb.


10) ¿Qué ha tenido más peso para usted en este libro, lo real o lo poético?

     Ártico se publicó hace poco pero la mayoría de lectores que se han acercado a comentarme algo dicen que este libro es bastante diferente al anterior, Nómada, que es menos simbólico, más épico que lírico. Supongo que se refieren a que en Ártico “cuento cosas” y eso hace que parezcan poemas menos “poéticos” y más “reales”.

11) ¿Cuáles son sus proyectos literarios más inmediatos?

     Una especie de ensayo, más bien un anecdotario de reflexiones breves sobre el mundo de la cultura en general y de la literatura en particular.

12) ¿Cómo convencería a un lector desconocido para que se acerque a los versos de Ártico?


     Le preguntaría si conoce la sensación de la ginebra helada pasando por la garganta, calentando el pecho y el estómago mientras se contempla un paisaje hermoso y salvaje. Pues bien, si la respuesta fuera sí, le diría que esa es la sensación que he querido dejar en el cuerpo del lector en la mayoría de los poemas de Ártico.




No hay comentarios: