miércoles, 11 de febrero de 2015

CRÍMENES EXQUISITOS - VICENTE GARRIDO, NIEVES ABARCA

Elogio del mal

          Cada vez que nace una saga, los amantes de la novela negra nos felicitamos, a veces en silencio y de forma cómplice y clandestina, otras en cambio sacando pecho y hablándole a todo el mundo del descubrimiento recién hecho. La pareja formada por la inspectora Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán ha logrado que en esta ocasión haya que gritar a los cuatro vientos la felicidad por contar con ellos, por disfrutar de su trabajo en unos casos absolutamente complejos, que están a la altura de la mejor literatura negra mundial, nada menos.

Y las gracias hay que dárselas a otra pareja de escritores, Vicente Garrido y Nieves Abarca, que han unido manos y talento para alumbrar una novela espectacular como ésta, en la que el Artista, un inquietante asesino empeñado en reproducir obras de arte con sus crímenes, tendrá en jaque a la policía coruñesa e incluso a medio Scotland Yard. Pero no se trata, sigamos sumando virtudes, de un solo caso, porque las tramas se van complicando, y además de esos macabros crímenes se destapa también una trata de blancas a cargo de uno de los tipos más ricos, a la par que corruptos, de la ciudad herculina. La persecución que Valentina, y el resto de sus compañeros, llevan a cabo con Mendiluce y la bazofia de la que se rodea le añade a la novela una tensión muy necesaria para que el lector no piense un solo momento en abandonar la lectura.

Aquí no hay arquetipos ni personajes planos, no hay lugares comunes que no sean necesarios para unos buenos argumentos negros, hay seres que sufren y penan, que se ven sometidos a la maldad más absoluta, unida a una inteligencia fuera de lo común. Hay sociología que nos habla de corrupción, urbanizaciones malditas, robo de restos arqueológicos, explotación, inmigración fraudulenta, inquietudes periodísticas encarnadas por otro personaje dotado de una energía descomunal, Lúa Castro, y, en fin, una galería de criaturas que tienen sus papeles muy definidos, porque su universo es manejado con suprema maestría por Vicente Garrido y Nieves Abarca.

Estos Crímenes exquisitos dieron lugar a otros dos títulos de la serie, que cualquier lector necesitará tener frente a sí en cuanto cierre esta novela (Martyrium, El hombre de la máscara de espejos), y con ellos la maldad seguirá campando a sus anchas no sólo en España, sino por media Europa, y no sólo centrada en la muertes, sino apelando también al sexo como un elemento de poder y control, como un pasaporte con el que acceder a ese otro mundo.

Lean esta novela, y las dos siguientes, báñense en misterio puro y durísimo, acompañen a Valentina Negro y su determinación, escolten a Javier Sanjuán y disfruten de su inteligencia. Y si cuando hayan terminado no tienen ganas de más, es que se han vuelto insensibles.

 Crímenes exquisitos; Vicente Garrido, Nieves Abarca

Versátil Ediciones, Barcelona 2012. 799 páginas.
(Revista Letras del Parnaso, nº 29, Febrero 2015)

No hay comentarios: