domingo, 15 de marzo de 2015

BIENVENIDOS A INCALAND - DAVID ROAS

La llama vengadora

          Hay libros de viajes que son un catálogo de monumentos y referencias, y otros que profundizan tantísimo en la conciencia del viajero que difícilmente conectan con el lector. Y luego están los libros de viajes de David Roas, que trascienden lo genérico; ya lo hizo en su última novela, La estrategia del koala, en la que recorría Galicia, y lo ha hecho ahora con estos relatos, fruto de su paso por Perú, en cuya embajada se han negado a confirmar si le han declarado persona non grata a pesar de nuestros intentos por confirmar tal extremo.

          Convertir un libro de viajes en uno de relatos es muy sencillo si se tiene la mirada desopilante de un escritor que siempre viaja con la pupila cargada, y si además se tiene la desfachatez suficiente como para escribir sin pudores ni retenciones. Dicho de forma más ortodoxa, el autor barcelonés dota a estas crónicas de todo el aire de un relato, sin olvidarse de recoger los ambientes que ha conocido, salpimentándolos con sus propias sensaciones, y sumándole una profundidad sociológica que suele atinar con aquellos rasgos más característicos de la idiosincrasia del lugar.

          Y aunque nunca hay fórmulas mágicas en esto de la literatura, lo que sí hay es frescura, algo que siempre se agradece, y un tono constante de quien sabe muy bien a qué se enfrenta, qué es lo que quiere decir y cuál es la mejor manera de decirlo. Que nadie busque sesudas crónicas, ni resúmenes cronohistóricos, pero que nadie piense que va a cerrar el libro sin llevarse una imagen bastante acertada del país andino. El episodio de la máquina de escribir de Vargas Llosa, el tráfico limeño, el mal de altura, la visita a Cusco y las alteraciones de la realidad van a hacer las delicias de los lectores. Y por supuesto, la llama, el animal que se erigió en el juez más implacable de la visita de David Roas.

Bienvenidos a Incaland. David Roas.
Páginas de Espuma. Madrid 2014.
138 págs. 15 euros.
(LA VERDAD, "ABABOL", 14/3/2015)


No hay comentarios: