sábado, 28 de enero de 2017

LOS DÍAS HUMILLADOS - RUBÉN CASTILLO

En el infierno

Entrar en la mente de un secuestrado, compartir sus vivencias al tiempo que asistimos a las palabras y justificaciones de sus captores, así podría resumirse el argumento de esta nueva novela de Rubén Castillo, aunque correríamos el riesgo de quedarnos cortos. Haciendo gala de una técnica que domina y que ya ha empleado con igual brillantez en obras anteriores, el autor prescinde prácticamente de un narrador externo, y deja la acción de la novela en manos, y sobre todo en boca, de sus tres personajes, los militantes etarras Julen y Patxi, y el empresario secuestrado, José María.

Han pasado los años después de los últimos mordiscos de la banda armada y sigue siendo difícil escribir sobre un tema que se mueve entre demasiadas heridas abiertas, por eso es admirable la valentía de Rubén Castillo, que no se anda con paños calientes y le ofrece al lector la posibilidad de escuchar los razonamientos de quienes hicieron de la violencia el santo y seña de su lucha, y escuchar también a una de sus víctimas. Julen y Patxi son dos caras de una moneda que ha quemado durante décadas el bolsillo de los gobiernos españoles, porque uno, algo más cultivado, trata de justificar la lucha desde un plano ideológico, mientras que el otro, más asilvestrado, empuña únicamente las amenazas y la violencia.

En medio de ambos, la víctima, a quien apenas oímos hablar pero en cuya mente se nos permite entrar en algunas ocasiones, una mente que intenta comprender lo que ocurre por muy difícil que sea su asimilación, y en la que flotan los millones de preguntas que todos nos hicimos durante aquellas barbaries de los años del plomo. El propio Rubén ha reconocido que esta historia se asomó a su cabeza al tiempo que se vivieron dos de los episodios más execrables del terrorismo vasco, el interminable secuestro de Ortega Lara y la captura y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco.

Una novela corta que no invita precisamente a la carrera, sino que nos exige demora en su lectura, porque el tema lo merece y el ambiente opresivo del zulo también parece reclamarlo. Las voces, los diálogos, son magistrales, como ya se ha dicho, y eso sin olvidar la sombra que se cierne sobre los tres hombres, la amenaza constante de la llegada de Idoia, la líder del comando, que de una forma u otra pondrá fin a lo que el lector ha presenciado. Nunca el infierno estuvo tan bien mezclado y transmitido al lector.

Los días humillados. Rubén Castillo.
MurciaLibro. Murcia 2016. 103 págs. 8 euros.
(LA VERDAD, "ABABOL", 28/1/2017)

No hay comentarios: