lunes, 3 de julio de 2017

EL BÚNKER DE BABEL - LUCHO GONZÁLEZ-ALLER

Némesis
De la diosa de la venganza se habla en esta novela, y de cómo ella gobernó la vida de cinco hombres, cinco supervivientes de las aberraciones nazis que dedicaron el resto de su existencia a eliminar a aquellos verdugos por medio mundo. Su autor, el conocido periodista Lucho González-Aller, nos advierte del trasfondo real de estos hombres, y como tal transcribe un puñado de conversaciones mantenidas con ellos, aunque disfrazó sus identidades y cumplió dos requisitos: aguardar quince años para publicarla tras la muerte del último miembro del Grupo Babel, y no hacerla demasiado extensa, de donde deducimos que sólo nos ha contado unas pocas acciones del citado grupo.
Y lo ha hecho también estructurando la novela en varios planos temporales que alternan el origen de los cinco miembros del grupo, el tiempo que pasaron recluidos, vejaciones incluidas, y la época en la que deambularon por medio mundo autofinanciándose e impartiendo la particular justicia que en algunos países, como Argentina y la propia España, nadie se atrevía a poner en marcha, si acaso algunos agentes del Mossad que, dicho sea de paso, no pudieron ocultar cierta admiración por el grupo.
Habrá quien encuentre en estas páginas un discutible y quizá poco ético “ojo por ojo”, habrá quien vea una justicia tan ciega como la venganza, y habrá quien se recree en las personalidades de cinco hombres que, curtidos en el dolor más absoluto pero también en el aprendizaje de ciertas técnicas, decidieron consagrar su vida a tratar de remediar todo el daño que infligieron sus captores. Una novela que habla de férreas voluntades, de éticas maleables pero firmes, y en la que hasta la mayor de las crudezas está narrada con una naturalidad que raya lo pasmoso, y que debió de dejar a su autor al borde de la náusea en más de una ocasión, algo que ha sabido transmitir también de manera muy fiel.

El Búnker de Babel. Lucho González-Aller.
Adaliz Ediciones. Sevilla 2016. 224 págs. 15 euros.
(LA VERDAD, "ABABOL", 1/7/2017)

No hay comentarios: