viernes, 3 de diciembre de 2010

LA LINTERNA MÁGICA - SU DISTINGUIDA SEÑORÍA

SU DISTINGUIDA SEÑORÍA

Todo proceso electoral necesita unos días de reposo antes de ser analizado, porque no bastan las carreras del recuento para ofrecer resultados que no son más que estadísticas. Y como ya han pasado esas jornadas, las recientes elecciones catalanas nos han abierto, nuca mejor dicho, un panorama novedoso y lleno de atractivos. Por no hablar de que sus efectos se dejaron notar, y de qué manera, el día después sobre el verde del Nou Camp (otro día hablaremos de la gran casualidad de que ese partido, y no otro, haya coincidido con semejantes comicios).





Y es que ahora se explica por qué los jugadores del Barça salieron como salieron, rebosando testosterona incluso el mismo Guardiola (cosa rarita en él), que por un día dejó de mingitar colonia y sacó los colmillos como cualquier mortal. Cómo no iban a estar desenfrenados después de que Carmen de Mairena y María Lapiedra hubieran puesto la campaña electoral a mil, así cualquiera salta al campo y se come a quien se le ponga por delante, tal vez la UEFA debería plantearse considerarlo doping de última generación.


Desde luego, eso es participación femenina y no lo que se respira en Madrid, cómo vamos a comparar los enjutos pellejos de Mª Teresa Fernández de la Vega como la rotundidad de la pelirroja Carmen de Mairena, mente preclara además de cuerpo virginal (capaz de ganar a Rosa Díez, otra flacucha sin sal), aclamada por los alumnos de la Universidad Pompeu Fabra y cuyo programa defendía la práctica del sexo libre, la vuelta de las majorettes y el envío de una nave a Marte con productos catalanes, en un proyecto colonizador que ríase usted de los almogávares. A ver si aprende Carod Rovira cómo se hacen campañas de catalanismo.





Pero no acabó ahí la cosa, porque el partido del señor Laporta también tuvo a otra campeona del mundillo político, María Lapiedra, que dejó en pañales a la Cospedal o a Soraya Sáez de Santamaría. El angelito se fue a Madrid a rodar un vídeo con la bandera independista, se ve que en la capital el número de votantes catalanes es enorme, y hasta se dejó tirar del tanga por el expresidente culé, pero luego se sorprendió de que, vía Facebook, la retiraran de la campaña, y eso que ella había dejado las filas de Esquerra Republicana para fichar por Solidaritat Catalana.


Estas dos reales hembras demuestran la gran salud de la política patria, especialmente de la catalana, siempre a la vanguardia de las innovaciones más progresistas. Ya le hubiera gustado a Eddie Murphy contar con ellas en su película, él al menos esquilmaba a los congresistas norteamericanos, por aquí sólo nos pueden birlar el sentido común, porque dinero ya no nos queda. Lo malo es que no veremos a ninguna de las dos en el Parlament, porque iban a ser la comidilla de la Carrera de San Jerónimo. Esperemos que no cundan estos ejemplos cuando las demás autonomías celebren sus comicios, o las crónicas políticas las leeremos en Hola o Pronto.


1 comentario:

Jose Lorente dijo...

Pues imagínate lo que es tenerlos paseando por aquí, delante de casa.
Espero ese análisis relacionando las erecciones catalanas con el día en que Ronaldo salvó al Madrid de que fueran ocho.
Un abrazo.