lunes, 16 de enero de 2012

LA LINTERNA MÁGICA - EL GRAN SALTO


EL GRAN SALTO


  
            Los hermanos Coen perfilaron a un malvadísimo Paul Newman para que se apoderase de las industrias Hudsaker mientras defraudaban a los accionistas poniéndoles como pantalla a un presidente de paja, Tim Robbins. Nada que no hayamos visto en los últimos años en el mundillo empresarial, y cuyo recuerdo ha reavivado el hecho de contemplar esta tremenda fotografía de Carlos Luján, testigo de uno de los miles de desahucios que se producen cada día.

Pocas veces una instantánea logra aglutinar tantos contrastes. Si se fijan bien, además del dolor y la vergüenza de la mujer expulsada de su hogar, podemos ver a su derecha a quien parece un periodista anhelante de declaraciones, pero lo que verdaderamente rompe moldes es la expresión del policía tras su visera de despejar disturbios, esa tristeza imposible de ocultar y esos ojos que brillan y no precisamente de ira.

No es una alegoría, sino una de las imágenes de esta crisis que parece no tener fin, porque hemos cambiado los collares, pero los perros siguen siendo los mismos, los mismos que no se atreven a ladrarles a sus verdaderos amos, ni más ni menos que los bancos. Habrá quien piense que, si no se cumple con el pago de un préstamo hipotecario, justo es que se adopten medidas, sea, obviemos la facilidad con la que los bancos inflaban no hace mucho las tasaciones de las viviendas sin pensar bien en la capacidad de los firmantes.

Pero por lo que ya no paso, porque es que ni los buitres más carroñeros (estos esperan a que la víctima muera, no la matan antes), es por el engaño y el latrocinio. El desahucio supone que el banco se queda con la propiedad si el afectado no puede hacer frente al préstamo, muy bien, pero es que además estos “amigos de nuestra economía” pretenden que el infeliz siga pagándoles dicho préstamo, dicho en plata: además de cornudos, apaleados. “No puedo pagar la casa, quédesela; sí, sí, pero usted me sigue debiendo un préstamo…” Así, tal cual, sin aceptar la dación en pago, porque aducen, los angelitos bancarios, que perderían dinero.

No se puede tener más desfachatez, en todo caso dejarán de ganar dinero, pero un banco jamás perderá un euro…, salvo que se lo lleven calentito sus directivos, claro. Porque, además de querer seguir cobrando, lo sangrante es que pueden vender de nuevo el inmueble, o lo que es lo mismo, ganar dos veces por un solo producto, vamos, que ni el tipo aquel que le vendía la Puerta de Alcalá una y otra vez a los extranjeros incautos.

Son tiempos de recortes y esfuerzos, Rajoy dixit, y de más recortes a nada que estornuden los consultores norteamericanos, tiempos de oposiciones congeladas, de funcionarios menguados de sueldo (de los cargos superiores que sobran no se sabe nada), de impuestos más altos…, pero no sé yo si esto servirá de algo mientras los bancos sigan afilando el colmillo, y eso por no hablar de cierto duquesito enriquecido, que también tiene tela.

Que no se nos olvide esta imagen de Carlos Luján cuando oigamos hablar de desahucios, y a ver si algún banquero se anima a dar los saltos que los ejecutivos practicaban en la pantalla, yo sería el primero en aplaudir ciertos collages de vísceras figuradas en las aceras del sentido común.

4 comentarios:

ANA MARIA TOMAS dijo...

Querido amigo, ojalá tuvieran tu visión y tus entrañas aquellos que sí tienen la capacidad de cambiar lo que parece incambiable.
Dice un poeta que la utopía es como el horizonte: avanza a medida que tú lo haces, pero al menos sirve para ponerte en marcha.
Pongámonos en marcha... Al menos.
Un abrazo

Emilio Porta dijo...

Si todos los escritores fuéramos capaces de poner la palabra escrita al lado de los que no pueden alzar la voz, al lado de los que pierden siempre, quizás la vida tomaría otro rumbo. Me ha encantado tu entrada. No tuvimos tiempo, el día de la presentación de tu libro, más que de percibir unos breves apuntes de nuestra visión de la vida y actitudes. Tu entrada me confirma que eres de los que saben que el privilegio del talento y el don de escribir debe tener la contrapartida de la sensibilidad y de estar del lado de los que sufren la injusticia cada día. Gracias, Antonio. Ser seguidor tuyo es, sin duda, un modo de apoyar los pasos necesarios. Un abrazo.

Antonio Parra Sanz dijo...

Gracias, Ana, por tus palabras, ojalá sirvan de algo estas pizcas que de vez en cuando lanzamos al viento.

Antonio Parra Sanz dijo...

Querido Emilio, un placer verte por aquí. Tienes razón, poco pudimos hablar aquella tarde, así que tendremos que suplirlo con conversaciones cibernéticas. Un abrazo.