lunes, 29 de abril de 2013

ELACT - INFANTIL Y JUVENIL

HACIENDO CANTERA



En la mañana de un sábado primaveral, como si de un estreno matinal se tratara, Eugenia Pérez coordinó la mesa redonda dedicada a la literatura infantil y juvenil, en la que se defendían ambas modalidades como cantera para crear futuros lectores, y que además de la presencia de Ángela de la Llana, José Espinosa y Mª Jesús Juan, contó con la llegada desde Madrid de Sonia Saavedra y la visita de Rosa Huertas, inmersa ya en la promoción de su última novela, Los héroes son mentira.



  Todos ellos coincidían en la importancia de desarrollar la literatura para edades tempranas como un medio que garantice la pervivencia de la lectura, y poco a poco fueron desvelando las motivaciones que les llevaron a dedicarse a los más pequeños, en el caso de Mª Jesús Juan o Rosa Huertas, la vocación y la cercanía con los jóvenes, puesto que además ambas se dedican a la enseñanza, al igual que Eugenia Pérez; mientras que Sonia Saavedra o José Espinosa se declaraban escritores tardíos, ella alentada por su hijo, cuyas anécdotas le sirvieron de motor argumental, y él fascinado por la repercusión que sus historias provocaban en los pequeños lectores, y que le estimulan para seguir escribiendo.



José Espinosa y Sonia Saavedra
 Por su parte, Ángela de la Llana señalaba la gran importancia que deben tener las familias a la hora de estimular la lectura en los jóvenes, algo que no debería quedar sólo en manos de los docentes, como parecía defender Mª Jesús Juan, sino que más bien debería ser (y de nuevo todos volvieron a coincidir), una labor conjunta de ambos círculos, pues no en vano son los dos referentes más importantes que se tienen hasta la llegada a la adolescencia.



 Eugenia Pérez apuntaba también la necesidad de hablarles a los jóvenes de los clásicos literarios, buscando el equilibro lector entre ellos y las novedades actuales, y Francisco Marín inauguró las intervenciones del público, incidiendo de nuevo en el papel de las familias aunque dando a los jóvenes cierta libertad para que también vayan eligiendo lecturas. Ante otra de las preguntas, Rosa Huertas no estaba de acuerdo con que la lectura fuera una actividad minoritaria, como se señaló, sino que más bien es algo que depende de la franja de edad, puesto que los niños leen mucho mientras que los adolescentes se abren a otras formas de diversión.

Sonia Saavedra, Eugenia Pérez y Rosa Huertas
 Aun así, la autora madrileña, con fuertes raíces familiares en Cartagena, señalaba apasionada que lo importante es que ningún joven se sienta excluido de la lectura, y asumía la responsabilidad que tiene todo autor de literatura infantil o juvenil, la de cuidar a sus lectores actuales, porque serán los lectores de mañana. Y para demostrar la certeza de dicha afirmación, la mesa redonda tuvo un invitado especial, el joven Gonzalo, gran lector que además es autor de una novela de fantasía épica, a cuya creación se entregó porque quería que sus amigos leyeran, por lo que les convirtió en personajes. Pocas muestras habrá más contundentes de lo que la literatura puede provocar en los jóvenes.

Ángela de la Llana y Mª Jesús Juan


Rosa Huertas y Mª Jesús Juan


Mª Jesús Juan, Sonia Saavedra, Antonio Parra, Rosa Huertas, José Espinosa, Ángela de la Llana y Eugenia Pérez

No hay comentarios: