sábado, 6 de julio de 2013

ME ARREPIENTO DEL MAÑANA - ENRIQUE RUBIO

No administrar sin supervisión previa


    Bajo el curioso calificativo de ‘rubianadas’ nos ofrece Enrique Rubio su particular visión del mundo, tal y como ya hiciera durante un tiempo en las páginas de este diario, y es una visión tan ácida como desgarradora, pero no exenta de ingenio, fuerza y también autoinculpación cuando es menester. Y es que para cultivar el artículo de opinión hay que tener un ojo pendiente de la realidad y el otro pendiente de la palabra, del verbo certero con el que reventar la diana de las conciencias.

  Hombre solitario y poco amigo de apariciones públicas, este autor retuerce su colmillo cuando lo cree conveniente hasta derramar un veneno muy necesario, el que ha de convertirse en tisana que nos cure de la ceguera. Así se explica el más que curioso formato de esta obra, que puede verse en las librerías como si fuera el envase de un residuo radiactivo, con los llamativos colores de la precaución, que siempre sirven precisamente para que se toque lo que no se debe, e incluso con diferentes niveles de toxicidad señalados en las líneas de cada artículo.

     Un envoltorio muy sugerente, pero que no desmerece en nada a un interior en el que son desplumados todos los temas imaginables de lo divino y lo humano, desde los escritores dominados por egos pantagruélicos a los zombis televisivos cuyas conciencias han sido entregadas a Telecinco, o las gentes zafias y sucias de carácter, a las que uno quisiera estrangular de vez en cuando el juanete de la corrección política, sin olvidar a los negros del gremio, los literarios y los promocionales, y eso dicho por un autor que ha sido negro literario y que ahora sueña con encontrar un sosias que le libre de los actos sociales.

    No hay vacuna para evitar los niveles de toxicidad de estos artículos, pero sí vendrá muy bien que los leamos para acordarnos de que no somos borregos, de que la vida y la realidad son conceptos demasiado hermosos como para que los emputezcamos con nuestra desidia, y para recordar que es bueno dejarse llevar de la mano por un infectado como Enrique Rubio.

Me arrepiento del mañana. Enrique Rubio.
Sublima Comunicación. Murcia 2013. 216 páginas. Precio: 19’50 euros.
(LA VERDAD, "ABABOL", 6/7/2013)

No hay comentarios: