lunes, 28 de abril de 2014

II ELACT - CLAUSURA

SIEMPRE LOLA

            Nunca una sonrisa estuvo tan presente en un evento literario. La clausura del II ELACT tuvo una protagonista, Lola Fernández Moreno, la misma que sigue acompañándonos, tras cada uno de nuestros pasos, desde que un infausto accidente nos la arrebatara en las llanuras de Kenia. A Lola le gusta la literatura, le gusta leer, y le gusta ver a sus amigos reunidos en torno a los libros, y debemos hablar de ella así, en presente, porque sigue con nosotros, porque su nombre le va a dar al concurso de microrrelatos la fuerza para crecer sin límites ni fronteras.
 
            Manuel Acosta, patrón saliente del I ELACT, le entregó el testigo a Francisco Gijón, nombrado patrón del II ELACT con todos los méritos, por su entrega y empeño para que nuestro encuentro se difunda por todos los rincones posibles. Y pocas personas podían ser más idóneas que él para dedicarle unas palabras a nuestra Lola, en uno de los momentos más emotivos de estas tres jornadas, y cuya intensidad creció cuando Amalia Fernández, una de las hermanas de Lola, se dirigió entre lágrimas a un auditorio que la aplaudió puesto en pie durante varios minutos.


            José Luis Martínez, representante de MTorres, se mostró satisfecho por seguir colaborando con nuestro ELACT y patrocinar el concurso de microrrelatos, y espera poder continuar con su labor en ediciones sucesivas. A continuación, y con la presencia de Rosa Huertas y Paco López Mengual, que formaron el jurado junto a Antonio Parra, se procedió a la lectura del acta que declaró como ganador del II Concurso de Mircorrelatos ELACT “Lola Fernández Moreno” al madrileño Fernando Escudero Oliver, por su texto Kafka tenía razón.

            El autor, recién llegado de Huelva, donde acababa de recibir otro premio, se mostró emocionado por el homenaje tributado a Lola Fernández, y al mismo tiempo por recibir un galardón en una ciudad por la que siente un cariño especial, desde que hace tres años la conociera y sintiera hacia ella una especial vinculación. Posteriormente leyó su microrrelato, demostrando así al auditorio el porqué de la decisión del jurado.

            El cierre del II ELACT le correspondió a nuestro presidente, Francisco Marín, quien también tuvo que frenar la emoción antes de agradecer a todos los participantes su labor en todas las sesiones, al público su asistencia, y convocarnos a todos para dentro de 361 días, nada menos que el próximo Día del Libro 2015, fecha en la que se iniciará un III ELACT para el que prometió grandes sorpresas.




No hay comentarios: