viernes, 25 de abril de 2014

II ELACT, ENCUENTRO LITERARIO DE AUTORES EN CARTAGENA - INAUGURACIÓN

LEO, LUEGO EXISTO

            Con un sentido y emotivo homenaje a la figura del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez inició su andadura el II Encuentro Literario de Autores en Cartagena, auspiciado una vez más por el Aula de Cultura de la Obra Social Caja Mediterráneo, quien además de acoger a los participantes en esta primera jornada, obsequió al público con ejemplares de El Quijote, y a los miembros de la mesa redonda con un detalle artesanal.

            En esta primera jornada, el protagonismo fue para los lectores, y la mesa redonda estuvo coordinada por Eugenia Pérez, lectora muy activa y profesora de Lengua y Literatura del IES Mediterráneo, quien además fue jaleada por un numeroso grupo de alumnos de Bachillerato del citado centro, ya que en el coloquio también participaba uno de ellos, el joven Iván Gutiérrez. Completaban la mesa Maribel Pérez, Mabel Olivares y Lola Cardós, una mayoritaria presencia femenina que dio paso a una de las primeras cuestiones que se debatieron, el porqué del dominio de las mujeres en los clubes de lectura, o dicho de otra forma, la razón de que en los citados clubes la presencia masculina sea tan reducida.

            Pero antes de entrar en materia, la coordinadora de la mesa enumeró los Derechos del Lector, aquellos que elaborara Daniel Pennac y que otorgan a quien lee, como no puede ser de otra manera, la libertad más absoluta para disfrutar de la literatura. A partir de ahí, los miembros de la mesa ofrecieron al público un coloquio muy activo en el que fueron hablando de las infinitas peculiaridades que pueden darse entre los lectores: preferencias, lugares, momentos del día, géneros más leídos, autores que les cautivaron y los que les dejaron indiferentes, recomendaciones, contagios, motivaciones, e incluso la necesidad de seleccionar cuidadosamente las lecturas, pero también el alivio de abandonar aquellas que no nos aporten nada reseñable.

            No faltaron tampoco, entre el café y los dulces regalados un año más por Cavite, reflexiones tan actuales como la disyuntiva entre elegir el libro electrónico o seguir siendo fiel al tradicional papel, la lectura compartida como aumento del disfrute lector, el préstamo de libros, su regalo, e incluso la ordenación de las bibliotecas personales, o la curiosidad de anotar aquellas frases o fragmentos que se nos graban en la memoria y en el corazón. Reflexiones que dieron paso a un buen número de preguntas del público, que no quiso quedarse fuera del debate y que compartía con los participantes de la mesa la misma pasión lectora. Un buen inicio que no podía finalizar sin el sorteo de varios lotes de libros donados por un buen número de editoriales colaboradoras.



No hay comentarios: