sábado, 27 de febrero de 2010

CRÍTICAS LITERARIAS - PATRICK ERICSON




Una gran tela de araña


Se habla en el prólogo de esta novela de la teoría del iceberg, que consiste en mostrarle al lector una cuarta parte de la información que maneja el escritor, y Patrick Ericson borda la interpretación de dicha teoría, porque las páginas de esta vertiginosa obra no paran de depararnos sorpresas. Claro que para sorprender así hay que saber manejar muy bien los datos y las ocurrencias argumentales, hay que ser un escritor total, a quien le apasionen las buenas historias, a quien le guste fabular y que debe estar dotado de una imaginación casi tan desbordante como fiel ha de ser su respeto por el lenguaje.


Todas estas virtudes reúne Patrick Ericson y se las regala al lector en una trama muy maquiavélica: un tétrico juego de rol puede conducir a la civilización al Apocalipsis tan anunciado en los textos de San Juan. Si esta frase la firmara algún Brown de turno en la contraportada de un ejemplar americano, todo el mundo estaría con la boca abierta, pero la firma un hombre de aquí. Y su osadía como autor va más allá implicando a las altas esferas de El Vaticano, reconociendo las miserias de la extinta Unión Soviética, dando paso a antiguas hermandades y mostrando algunos rasgos del gobierno español. Todo ello teniendo como centro resolutivo de los enigmas a un equipo estadounidense capaz de desentrañar cualquier cerebro, un equipo capitaneado por Sirius Dyer y que está lleno de peculiaridades dignas de leerse.


La novela es una gran tela de araña en la que caemos atrapados ya desde el inicio, pues no hay un instante de respiro, y eso que cada hilo de la tela tiene que engarzarse de forma cuidadosa con los demás. Y para los que crean que un exceso de imaginación puede restar credibilidad a la historia, nada mejor que llegar hasta la última página, allá donde se cuecen las sorpresas más impactantes.


‘El ocaso de las siete colinas’. Patrick Ericson.

Editorial: Vía Magna. Barcelona, 2009. 495 páginas.

(LA VERDAD, "ABABOL", 27/02/10)


4 comentarios:

María N. Arteaga dijo...

Esa sonrisa me gusta, me gusta la persona y su forma de escribir.

Escrito lo que tengo dedicado en ese libro. Acudí a su presentación en Cartagena, en el verano del año pasado. El calor por poco nos mata.

Un besico

Rubén dijo...

Patrick Ericson es un auténtico vendaval. Quienes lo hemos leído lo tenemos claro. Agarraos fuerte, que lo suyo va a ser impresionante en los próximos años.

Patrick Ericson dijo...

No tengo palabras para deciros cuanto me enorgullecen vuestros comentarios. Desde aquí quisiera daros las gracias a todos por vuestra amistad y por confiar en mí. De verdad... gracias de corazón.

Abrazos y besos.

Antonio Parra Sanz dijo...

Gracias por asomarte a este rincón, María. Hermano Rubén, lo que hace falta es que la gente se anime a leer las novelas de Patrick, lo pasarán de lujo (por cierto, gran entrevista en Onda Regional, la oí ayer). Y Patrick, déjate de palabras, que no hemos dicho más que la verdad, estoy ya enganchadísimo con tu novela sobre Hitler. Abrazos para los tres