domingo, 10 de abril de 2011

CRÍTICAS LITERARIAS - ALICIA GIMÉNEZ BARTLETT


Un lugar en el mundo

No es una historia más de la Guerra Civil, ni siquiera una crónica bélica estricta, sino la desgarradora historia de una mujer que nació bajo los atributos equivocados y en el maquis encontró el hueco que el resto de la sociedad le negaba. Alicia Giménez Bartlett se alzó con el último Premio Nadal gracias a la existencia de Teresa Pla Meseguer, más conocida como La Pastora, acusada de una treintena de muertes y capaz de burlar a la Guardia Civil durante años, convirtiéndose de esa manera en un mito popular, en una leyenda terrorífica de la España oscura de los cuarenta.


La autora albaceteña se ha destapado así como una escritora capaz de manejar con gran solvencia lo histórico y lo novelesco, pues logra crear un sólido ambiente de búsqueda gracias a los dos personajes que cierran el trío protagonista, el psiquiatra francés Lucien Nourissier, y el cínico periodista Carlos Infante, quien ejercerá de cicerone para tratar de encontrar a La Pastora. Del inicial choque de culturas, Giménez Bartlett consigue alcanzar la cota de un más que meritorio proceso de inversión, una especie de quijotización doble, porque a medida que ambos hombres se adentran en el corazón del territorio rural del maquis, el idealista Nourissier se vuelve un descreído pesimista, y el cínico Infante descubre que tiene una aguda conciencia social, y que hasta es capaz de elegir bando años después de haber finalizado la guerra.


Mientras tanto, las andanzas de La Pastora le llegan al lector en una primera persona tan natural como espeluznante, prologando el encuentro que tanto se desea con ese ser atormentado y solo, y mostrando un panorama repleto de crueldades e injusticias cometidas bajo el amparo de los primeros años de la posguerra. Al mismo tiempo, tanto el viaje de ambos hombres como las diferentes incursiones de la cuadrilla de guerrilleros constituyen un vehículo fiel para mostrar el panorama de la España rural, un país dentro de otro que, a las primeras de cambio, se empeñaba en renegar de guerras y políticas, refugiándose sólo en su propia existencia, en la sencillez y en la vida agrícola. Resulta difícil, en principio, que el lector logre compartir el desmedido interés del psiquiatra, e incluso que se encariñe con Teresa Pla, o Florencio, que ambas personas es, pero a lo largo del medio millar de páginas de la novela, Alicia Giménez Bartlett consigue involucrarnos en los testimonios tanto tiempo buscados, y hasta sacudirnos los huesos con el destino que tuvo tan peculiar criatura.


‘Donde nadie te encuentre’. Alicia Giménez Bartlett.

Editorial: Destino. Barcelona, 2011. 509 páginas.

(LA VERDAD, "ABABOL", 9/4/2011)


No hay comentarios: