martes, 26 de abril de 2011

TRAMPANTOJOS


Me llaman para dar una pequeña conferencia sobre el cuento, un género literario que adoro, apenas una docena de personas se desperdigan por la sala, algunos amigos, y no puedo dejar de preguntarme qué interés pueden tener mis palabras, si no me tengo por experto en la materia, si no lo soy. Siento entonces una mezcla de temor y de respeto porque no sé si esperan un discurso académico y profundo. Lo único que puedo transmitirles es mi experiencia como autor de relatos, regalarles mis sensaciones cuando los escribo, y leerles un par de cuentos con todo el cariño del mundo. Al finalizar el acto, sólo deseo que no se hayan visto engañados o decepcionados, que no se instale en sus conciencias la impresión de haber sido defraudados.

5 comentarios:

Caligula dijo...

El cuento es un relato apasionante, porque, muchas veces, representa el conocimiento extemporáneo de una sociedad, sus temores, sus tradiciones. Me encantan. En la carrera teníamos una asignatura sobre heurística, en la que nos dedicábamos a intentar sacar lo que hay detrás de cuentos como El gato con botas.

Un saludo!

Jose Lorente dijo...

Seguro que no se sintieron defraudados.

Me hubiera gustado estar ahí.

Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Como Jose, estoy convencida de que no se sintieron defraudados, Antonio. Tus cuentos son una delicia y no concibo que nadie se aburra con ellos.
Un abrazo.

ana maria tomas dijo...

Nadie puede sentirse defraudado escuchando tu palabra. No imaginas cómo me hubiese gustado estar ahí. Y cómo lamento la dura imposición de la distancia y poco tiempo libre. Un abrazo y mi admiración, querido Antonio.
Ana María Tomás

Antonio Parra Sanz dijo...

Gracias a los cuatro, da gusto ver la fe que me tenéis. Abrazos