jueves, 29 de marzo de 2012

CÁRCELES IMAGINARIAS


Manejando a Cronos

            Algún tiempo después de publicar Mira si yo te querré, o lo que fue lo mismo, tiempo después de ganar el Premio Alfaguara, Luis Leante, repleto de esa humanidad y prudencia que siempre le caracterizan, me confesó que sentía inquietud y temor ante la publicación de su siguiente novela, que le daba cierto miedo la acogida que pudiera tener entre los lectores, a quienes no quería decepcionar. Luego llegó La luna roja y tanto la crítica como esos lectores se rindieron a la brillantez del autor caravaqueño, porque detrás de aquella historia se camuflaba un escritor de magnitudes inmensas, capaz de dirigir varias líneas argumentales con mano maestra.

Ahora, para confirmar de nuevo aquellas sensaciones, nos ha regalado Cárceles imaginarias, la historia de Matías Ferré entrelazada con la efervescencia de los movimientos anarquistas en la Barcelona finisecular del diecinueve. El sufrimiento del profesor de Historia, reconvertido en conserje tras haber coqueteado con el alcohol y la depresión, queda entrelazado de manera impresionante con la historia del Ezequiel Deulofeu, aspirante a anarquista, renegado burgués y fugitivo perpetuo, que fue injustamente acusado del atentado del Corpus, cometido en la ciudad condal en 1896.

Ambos hombres aparecen recluidos en las cárceles imaginarias que dan título a la novela, Deulofeu es cautivo primero del miedo, y luego de las muertes que provoca para poder seguir huyendo, Filipinas, Chile y de nuevo Barcelona serán los escenarios por los que deambule este hombre de tintes tan atractivos como enigmáticos. Matías Ferré se vuelve prisionero del dolor que le provoca la muerte de Victoria, su prometida, en un fatal accidente de tráfico, y deviene esclavo del remordimiento y del suicidio frustrado, hasta que el pasado, y la herencia de la documentación acumulada por la difunta para su nuevo libro, le rescatarán devolviéndole de nuevo a la vida, en manos de un destino capaz de ejercer como nadie la justicia poética.

 
Una vez más, Luis Leante maneja el tiempo como si él mismo hubiera adiestrado al dios Cronos, presentando dos épocas muy dispares con tonos perfectamente identificables, y siempre mostrando un gran respeto hacia el lector, que camina por sus páginas como el autor desea, y es que hay pocas cosas mejores que dejarse llevar por la literatura cuando ésta roza la perfección.
 

‘Cárceles imaginarias’. Luis Leante.
Editorial: Alfaguara. Madrid, 2012. 355 páginas.


No hay comentarios: