miércoles, 29 de marzo de 2017

CUENTOS SUSPENSIVOS EN CARTAGENA ACTUALIDAD

EL RINCÓN LITERARIO DOMINICAL DE PACO MARÍN: “CUENTOS SUSPENSIVOS”


TÍTULO:     Cuentos suspensivos
 AUTOR:      Antonio Parra Sanz
 EDITA:       La Fea Burguesía (2017)
 Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 13,4 x 21 cm. Número de páginas: 158. PVP: 10,00 €. ISBN: 978-84-946202-1-8
Antonio Parra Sanz nos sorprende, gratamente, con una nueva publicación, Cuentos suspensivos, compuesta por una docena de cuentos y relatos cortos más una docena de microrrelatos a los que él bautiza como ‘Minificciones’. La calidad de cada uno de ellos está garantizada…pasen y lean, el deleite de su lectura se agranda por algún que otro artificio del autor que juega con la curiosidad del lector. Nos reencontramos con personajes conocidos y conocemos a nuevos amigos, por ejemplo Don Patroclo, no busquen a Sergio Gomes; llegará en su momento, espero que más pronto que tarde, con nuevas aventuras.
 Algunos de los relatos, los incondicionales de Antonio Parra, ya los conocíamos pero otros no y tengo que descubrirme ante ellos…que forma de contar, que manera de intrigar, sólo un auténtico maestro lo consigue. Entre ustedes y yo les diré que La Tormenta es mi primer favorito, seguido de Inevitables golosas –hubo un momento en que la carcajada y los aplausos atronaron mi despacho, mentalmente me descubrí ante tanta grandeza relatora-.
 Vencer al destino, ése es el objetivo de muchos de los personajes que pueblan estos relatos, reordenar su mundo, enfrentarse a sus miedos y conseguir vencerlos para seguir viviendo. En estas páginas hay hombres asaltados por un sueño, herencias envenenadas, mujeres capaces de tomarse sus propias venganzas, asesinatos por encargo, amores desnortados, curiosos encuentros con la muerte y un puñado de microrrelatos con los que el autor trata de encontrar una nueva visión de la realidad.
 Mi curiosidad no tiene hartura y por ello le pregunto a Antonio Parra Sanz:
 ¿Cuándo, cómo y por qué nace cada uno de los relatos largos? Elija algunos y comente…
 La tormenta.
Éste fue el que podríamos considerar como mi primer relato literario, es decir, aquél tras cuya elaboración y lectura yo sentí que podía convertirme en escritor, porque había logrado encontrar un tono literario que llevaba bastante tiempo buscando. Hace ya unos cuantos años de ello y ha permanecido inédito todo este tiempo, además de haber sufrido unas cuantas revisiones, por eso me hace especial ilusión que se haya publicado, y por eso también está el primero en este libro. El ambiente y el tono hay que agradecérselo al Cela de Mazurca para dos muertos, o al propio Álvaro Cunqueiro, cuyas pinceladas sobre Galicia siempre me fascinaron.
 Ite Missa Est.
 Este relato ha sido el único que he escrito por encargo. Hace un par de años la editorial Atlantis quiso editar una antología de relatos cuyo eje central fuera la corrupción, y me pidieron colaborar en el volumen. Así nació este cuento, con la voluntad de darle cabida a cuatro voces que, asistiendo a una celebración eucarística, reflexionan sobre la crisis y la corrupción, y le muestran al lector el punto de vista que cada uno tiene de ellas. Son un cura, una mujer a punto de ser desahuciada, un político corrupto y un inspector judicial…, imagínese ahora lo que puede haber salido de semejante cuarteto. Además, se da la circunstancia de que la génesis de este relato se produjo en el interior de una iglesia, tuve que asistir a una misa y durante el transcurso de la misma se gestó la trama en mi cabeza.
 El sueño de Tántalo.
 Cuando alguna vez me preguntan acerca de cuál de mis novelas es la que más me gusta, nunca sé qué responder y termino asegurando que la próxima, en cambio, cuando esa pregunta tiene que ver con mis relatos, no tengo dudas, es éste. Es el relato que más satisfacciones me dio a la hora de escribirlo, y creo que es el mejor de todos los que he escrito, al menos a mí me lo parece. Ese ambiente fronterizo y prostibulario de La Bámbola me satisfizo como autor –de hecho lo he recuperado en cuentos y novelas posteriores-, y el personaje de Arturo Barrios, el exboxeador cautivado por la prostituta eslava, ha sido una de mis mejores criaturas. Por no hablar de la temática, que da siempre mucho juego: hablar de lo que se tiene al alcance de la mano y no se puede obtener es un filón literariamente hablando.
 Inevitables golosas.
 ¿Ha tenido usted alguna vez odio hacia algún animal, alguna costumbre, alguna circunstancia? Yo sí, yo odio profundamente a las moscas, y con este relato traté de sacarme de encima el profundo asco que me producen. De ahí que el personaje se vea asediado por ellas y sienta la necesidad de estudiarlas, de leer sobre ellas, de conocer tratados que hablen de sus costumbres…, lo demás ya fue un juego, porque la literatura también debe ser lúdica de vez en cuando, no sólo vamos a vivir de sesudos planteamientos, fue un juego un tanto macabro que pretendía provocar en el lector tanto risa como repulsión, y a juzgar por los comentarios que he recibido de un buen número de lectores, creo que con este relato logré ambas cosas.
 ¿Y las minificciones?
 Pues la verdad es que, después de haber leído muchos microrrelatos, sentí curiosidad por saber si sería capaz de trabajar con este género tan nuevo y tan particular, porque exige una capacidad de síntesis brutal, una precisión de cirujano en el lenguaje y una pequeña sorpresa final para el lector, que además ha de ser cómplice de la historia que se le sugiere, porque en un microrrelato se sugiere una historia más que contarla.
Eso sí, con ellos sí que decidí, además, divertirme creando, de ahí que en esta docena de minificciones haya un poco de todo, ambiente negro, homenajes literarios, alguna crítica social, desdoblamientos de personalidad, un texto infantil incluso…, como ve, un amplio abanico temático, que es otra de las virtudes que atesoran los microrrelatos. Sólo espero que el lector acepte el reto de jugar con ellos, y que los disfrute tanto como yo.
 Antonio Parra Sanz (Madrid, 1965) es profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES “Mediterráneo” de Cartagena, profesor de Escritura Creativa en ISEN Centro Universitario adscrito a la Universidad de Murcia. Ejerce como crítico literario del suplemento cultural Ababol, del diario La Verdad, y de la revista Sólo Novela Negra, es miembro del Grupo Promotor del Proyecto Mandarache de Jóvenes Lectores, cofundador del ELACT (Encuentro Literario de Autores en Cartagena). Cofundador y Director Literario de Cartagena Negra (CTN). En su blog ejerce la crítica literaria y desgrana la actualidad con artículos de opinión.
Ha publicado las novelas de la serie Sergio Gomes Ojos de fuego La mano de Midas (Premio Libro Murciano del año 2015); Apocalipsis 17.1, Acabo de matar a mi editor. Es autor de los libros de relatos Desencuentros, El sueño de Tántalo y Polos opuestos. Es autor también de los volúmenes de artículos La linterna mágica Butaca de patio; y del ensayo Tres heridas (Aproximación didáctica a la Antología poética de Miguel Hernández), así como del guión cinematográfico Mala reputación.
 http://www.cartagenaactualidad.com/2017/03/el-rincon-literario-dominical-de-paco-marin-cuentos-suspensivos/

No hay comentarios: