jueves, 9 de marzo de 2017

VII SEMANA LITERARIA IES MEDITERRÁNEO - LUIS LEANTE

“Todos somos materia literaria, bien como modelos para otros escritores, bien como contadores de historias”
 
         Seis años después de aquella primera edición de la semana literaria, Luis Leante regresaba a nuestro centro, cerrando así el círculo, y esta vez fue presentado por la profesora Gracia Martínez, nacida, como él, en Caravaca, amiga y cómplice del autor que, emocionada, recordó la infancia de ambos y las vivencias que durante esa época compartieron.

Gracia habló del joven Luis, del profesor de Latín y del escritor, homenajeando al autor tanto como a la persona, señalando que la literatura ha formado parte de la vida de ambos, y además contó con la ayuda de algunos alumnos, que expusieron con brillantez tanto el argumento como los personajes de la saga del detective Justino Lumbreras.

Una vez que Luis tomó la palabra, comenzó hablando de la importancia de los orígenes a la hora de convertir el mundo en el que vivía en un mundo literario, por eso siempre muestra tanto respeto por la memoria y la infancia, porque de ahí surgirían luego las historias que se convierten en argumentos literarios. Y remarcó a todos los alumnos la importancia de la etapa que están viviendo ahora, porque será ella quien les suministre luego las razones de su existencia y su futuro.

El autor reconoció también que utiliza la literatura para curar heridas, y de una de esas heridas surgió la saga de Justino Lumbreras, en el que Luis volcó algunas de las dificultades profesionales por las que atravesó en ciertos momentos de su vida. Pero eso sí, lo hizo sin olvidarse del humor, porque el humor es salvador, de ahí que en las novelas de este peculiar detective tengan ese constante toque humorístico.


El gran Caruso, continuó, recoge dos de sus grandes pasiones, por un lado la de contar historias y por otro el amor por los teatros, por las salas en las que se representaban otras historias, y a las que homenajea sobradamente en la novela. Sobre la trama, pero también sobre sus costumbres a la hora de escribir, versaron las primeras preguntas que recibió, y que fue respondiendo durante casi treinta minutos en los que hubo tiempo para regalar recomendaciones lectoras a los alumnos, consejos para jóvenes escritores e incluso para desear, dado el día que era, que las conductas sexistas desaparezcan de una vez por todas de nuestra existencia.


 
 


No hay comentarios: