domingo, 11 de febrero de 2018

EL HARÉN DEL TIBIDABO - ANDREU MARTÍN

Entre los dioses
 Hacía tiempo que no disfrutábamos de una buena trama negra de Andreu Martín, uno de los primeros del género, y arrancando este año nos ha sorprendido, mejor dicho, nos ha recompensado con el regalo de una novela que supone un tirabuzón para lo que estamos habituados a leer, por su escenario, por el planteamiento de la trama, y sin lugar a dudas por su protagonista, un Mili Santamarta que está para enmarcarlo, lleve o no pamela, se ponga o no una chalina y se quite o no su enorme bigote. Es una de esas criaturas que de vez en cuando aparecen en una novela y a las pocas páginas comprendemos ya que se va a convertir en alguien inolvidable.

     Y es que hay que tener una personalidad muy marcada para dirigir El Harén del Tibidabo, un jardín de todas las delicias imaginables situado en la Barcelona señorial y que se convierte en epicentro de la trama, porque todo transcurre desde sus salones, desde ese universo de pasiones y glamour que Santamarta se empeña en mantener y en el que todo es posible, incluso que se desvele una antigua trama en la que lo más granadito de la ciudad intervenía en unas prácticas, cuando menos, bastante poco recomendables.
     Pero hablamos del género, y un burdel, por muy elegante y sofisticado que sea, no basta para que el ambiente se complete, nos hacen falta policías, una madre huida que de repente aparece muerta, otra madre sustituta, una agrupación de depravados llamados Ceremonios, una mafia africana que desea comprar El Harén a toda costa, un buen puñado de secretos, odaliscas con sorpresa… Todo ello lo maneja Andreu Martín junto a Mili Santamarta de manera exquisita, y para muestra vale el capítulo treinta y cuatro, en el que un intento de asalto al hogar de Mili y su tropa se convierte en una narración absolutamente excepcional, de lo mejor que uno ha leído en mucho tiempo.
     Hay una frase de Santamarta que ilustra bastante bien lo que ha logrado Andreu Martín con esta novela: “Los autores somos dioses que poseemos el único don que no tienen los otros dioses: la memoria.” Desde luego esa memoria le vale al autor barcelonés como salvoconducto para haber construido una novela que en verdad roza lo divino, eso sí, con el permiso del refinado y cosmopolita Mili Santamarta.
(PUBLICADA EN LA REVISTA SOLO NOVELA NEGRA: https://punica.es/haren-del-tibiado/

No hay comentarios: