domingo, 22 de abril de 2018

LA MARCA DEL PENTÁGONO - ESTEBAN NAVARRO


DE NUEVO DIANA DÁVILA

    Si un policía acepta un trabajo externo puede deberse a varios motivos, uno lógicamente sería monetario, pero el otro puede responder a la necesidad de seguir sintiéndose policía, y ése parece ser el que empuja a Manuel Hernández a emprender la búsqueda de un particular edición del Fausto de Goethe, muy valorada por su propietario. Lo que no sabía el inspector es que esa búsqueda le traería la muerte.

   Esteban Navarro sienta muy bien las bases de esta novela, la cuarta de la serie de Diana Dávila, y gracias a esas bases la trama avanzará después con un ritmo constante, desvelando incógnitas y soluciones en una cadencia que, si bien no aprieta en exceso el acelerador, tampoco le permite al lector abandonar la calzada de la lectura. Diana se ve sacudida por esa muerte y no acaba de encajar el golpe, de ahí cierta frialdad que se aprecia en su regreso a Huesca, puede que por el hecho de la celeridad con la que se ha de llevar la investigación, puede que por el propio viaje. El caso es que uno echa de menos algo más de sentimiento por su parte, sabemos que es dura, firme, pero también sabemos que es humana y no le vendría mal mostrarse un poco más emotiva.

  Sentimentalismos aparte, la cuestión técnica, tanto narrativa como policial, va como un reloj, como es habitual en Esteban Navarro, entrando con bastante naturalidad en la colaboración entre la Policía Nacional y la Guardia Civil, mostrando los procedimientos en toda su extensión y pulcritud, y llamando a todo por su nombre.

      Las cuatro jóvenes aspirantes a brujas, relacionadas con la muerte del inspector, son un desafío para cualquier investigador, y en el interrogatorio de las cuatro Esteban Navarro roza la maestría. Que continúe la serie.


'LA MARCA DEL PENTÁGONO'. Esteban Navarro
Amazon. 2017. 244 págs.


No hay comentarios: