lunes, 11 de enero de 2010

TRAMPANTOJOS



Hay un momento en el que la amiga que acompaña a la novia a escoger su vestido pierde la noción de dónde se encuentra y se deja llevar, mirando hacia el exterior a través del escaparate, junto a un maniquí blanquísimo, para ver si algún candidato que pase por delante es capaz de volver la cabeza y aceptar su oferta.


7 comentarios:

Culturajos dijo...

No sé si habrá un momento más importante para muchas mujeres que el de elegir el traje de novia. Es su día. A muchas las han educado así, yo no tengo la culpa. Y el peor es ir acompañando a la amiga y pensar que ella no tendrá nunca un traje ni una ocasión para usarlo.

Salud, voy a reír a otro sitio que la gente me mira.

Antonio Parra Sanz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio Parra Sanz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio Parra Sanz dijo...

Esto solo era un comentario curioso, Pedro, yo espero que el momento más importante en la vida de las mujeres sea otro. Un saludo.

Sally Hayes dijo...

Pues que algo que se le parezca a Dios la libre de que su lapsus se haga realidad. Con lo bien que sientan los vestidos de colores.

Thornton dijo...

Qué no le pasará por la cabecica a la amiga de la novia... Blanca y radiante va la novia.
Si hay un hueco por aquí, me gustaría quedarme. Gracias.

Antonio Parra Sanz dijo...

Querido Thornton, encantado de hacerte un hueco por aquí. Y a Sally, lo mejor es cada quien elija el color de sus vestidos como le venga en gana. Saludos para ambos